G. K. Chesterton

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

G. K. Chesterton - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

La sesión final de Freud, en Espacio Leer

teatro-espanol-freud-160115Hoy, después de mucho tiempo, he podido, por fin, ir a ver “La última sesión de Freud”. Lo primero, quiero dar las gracias a Maica Rivera, de la Revista Leer. Siempre ha apoyado nuestras actividades, congresos y publicaciones. Ella me ha dado el empujón que necesitaba para ir a verla. Nos ha enviado una convocatoria que no podemos dejar pasar desde aquí:

Encuentro con el equipo de “La última sesión de Freud”. Martes 23 de junio, a las 19 horas; Espacio Leer (Argumosa, 37; patio) con Ignacio García May (traductor de la obra); Eleazar Ortiz (actor, C.S. Lewis) y Alfred Sonnenfeld (doctor en Medicina y en Teología).

Además de a Maica, quiero dar las gracias a los prescriptores. En enero, cuando la obra estaba en el Teatro Español, ya me la recomendaron. Y no pude ir hasta que Maica nos invitó al acto del martes. Es tanta la oferta actual, en todos los órdenes, que uno busca criterios para elegir qué ver, o qué leer. Y uno de los mejores es el de los amigos que te recomiendan algo. Mucho más que los semanarios o suplementos. Los amigos casi no fallan; si además, una obra es recomendada por gente muy diversa, entonces, sí o sí, hay que verla o leerla según se trate. Por eso, también tengo que dar las gracias a mi amigo Gabriel Cortina, el primero que me recomendó la obra. He tardado en hacer caso, pero ha merecido la pena.

Para los que no la hayáis visto, seguirá en cartel hasta el 12 de julio. ¡Merece la pena!

 

 

Mumford and sons (The cave) y el San Francisco de Asís de Chesterton

 

mumford_lyrics

Mi amigo Pablo Velasco me remite una y otra vez a las canciones de Mumford and sons, destacando el sentido religioso que subyace en varias de las letras. Así que, viendo la letra de “The cave” veo un párrafo entero que si no está sacado de la biografía chestertoniana de San Francisco de Asís, al menos repite casi exactamente la misma idea.

En muchos de sus textos, Chesterton habla de la persona que camina boca abajo (El Napoleón de Notting Hill, Hombre vivo, y muchos otros). Es el modo que tiene de decir que, viendo el mundo colgado del techo, por así decir, y comprobando que no se cae, sino que se mantiene, es porque el mundo depende de su creador.

Y es justo eso lo que dice la canción de Mumford and sons:

“So come out of your cave walking on your hands

And see the world hanging upside down

You can understand dependence

When you know the maker’s hand”

La señorita Prim, el valor de la razón, la belleza y la contemplación

Natalia Sanmartín Fenollera, estuvo con nosotros el pasado día 11 de diciembre, donde dialogó con alumnos y profesores sobre su obra. El público estaba entregado; éramos fans todos de Prudencia Prim, razón por la que disfrutamos como enanos. Desde el primer momento el encuentro transcurrió como un coloquio de preguntas y respuestas. Allí explicó que su novela tiene tres planos de lectura: una historia de amor, una confrontación de un mundo tradicional con el mundo de la modernidad y la historia de una conversión. De ahí que pueda haber muchas lecturas diferentes de la obra, dependiendo del lector y de su interés.

También nos contó como en la novela pueden rastrearse muchas de sus influencias literarias, como las de Chesterton o Tolkien, Elisabeth von Arnim, Newman… Una de las motivaciones que le llevó a escribir con estos tres planos de profundidad es la de mostrar cómo la belleza y la razón pueden suponer un camino de conversión; por eso es tan estratégica la presencia monacal en la obra, con el monje benedictino que aparece al final. Destacó así mismo, que las comunidades en la que se basó para escribir el libro son hoy grandes lectores y prescriptores de la novela, y que tiene ahora con ellos una fluida relación epistolar. Por eso no es casualidad que en determinados momentos los diálogos aborden, aún de modo somero, cuestiones teológicas sobre razón y fe, matrimonio, etc.

La obra ha sido adquirida para su publicación en 71 países, y es distribuida por grandes editoriales como Planeta, Mondadori y una de las filiales del gigante Simon & Schuster, en los Estados Unidos.

Jaume Vallcorba, alma mater de Ediciones Acantilado

El pasado 23 de agosto nos dejó Jaume Vallcorba, uno de los grandes referentes del panorama editorial español. Su obra (a partir de 1999 en Acantilado) destacó por la recuperación de grandes escritores de la primera mitad del siglo XX (Zweig, Roth, Chesterton…) así como la introducción en España de autores rusos y centroeuropeos y la apuesta por nuevos talentos literarios. Muchos premios y reconocimientos avalan su exquisita y exigente trayectoria.

Ha sido uno de los hombres a los que, sin conocer personalmente, más he admirado, “por sus obras los conoceréis”; leyendo alguna de las necrológicas recientes, uno de sus autores escribe algo que yo también sentía frente a los libros de Acantilado: me fío del criterio literario y editorial de Vallcorba. Rara avis es esta de confiar en una editorial. Acantilado y Vallcorba lo consiguieron.

Siempre he sentido y ahora más, por supuesto, que no hayamos podido traerle al CEU a hablarnos de Chesterton. Varias veces le invitamos y por problemas de fechas nunca encontramos la ocasión; hablamos por teléfono y recuerdo vivamente aquella conversación: la de estar hablando con un caballero, con un catalán  de pura cepa, y un humanista. Me encontraba en casa aquel día y me llamó, devolviendo mi llamada, para cerrar su participación en el Congreso sobre Chesterton que se celebró en 2012. Nuestra primera intención fue celebrar dicho congreso en octubre de 2011; de modo que en junio de dicho año hablamos con vistas a su participación en el congreso, en una mesa sobre el interés editorial o la perspectiva de un editor de  Chesterton hoy. Me contó entonces que no todo el monte era orégano en el renacer de los libros de Chesterton. Aunque todo el mundo parecía creer que sus obras ya estaban en dominio público a partir de 2006 (esto es, 70 años después de su muerte), lo cierto era que hasta 2016 sus derechos seguían siendo gestionados por la Royal Literary Fund. Y en España nadie abonaba los derechos a esta sociedad salvo Acantilado. Había advertido de esto a diversas editoriales, habiendo algunas tenido a bien retirar los libros por los que Vallcorba y Acantilado habían liquidado derechos, y habiendo pasado olímpicamente otras. No diremos hoy quién son unas y otras. El caso es que la fecha del congreso se pospuso de octubre de 2011 a febrero de 2012 y D. Jaume Vallcorba ya no pudo venir. De nuevo fue invitado para octubre de 2013, pero tampoco le cuadraron las fechas.

Esperamos que en la casa del Padre disfrute, ya en plenitud, de lo que la mejor literatura es sólo un débil anticipo.

 

Graham Greene en las diez primeras horas

Hace tres semanas, el jueves 21 de noviembre, tuvimos la conferencia de Carlos Villar Flor titulada “Graham Greene en la undécima hora”. Reconozco que este autor era, para mí, un gran desconocido; pero pude comprobar que tanto la persona como el literato merecían la pena. La charla tuvo su miga y su morbo: Graham Greene fue converso al catolicismo, siempre sui generis o heterodoxo, trabajó de espía, tuvo varios affaires extramatrimoniales, sufría un trastorno bipolar, y fue además un escritor de mucho éxito, tanto editorial como cinematográfico; viajó mucho por España y antes de morir fue confesado por su gran amigo y compañero de viajes, el sacerdote español Leopoldo Durán. No está mal, no está mal…

Estas fueron algunas de los apuntes más destacados de lo que Carlos Villar nos dejó:

–        Graham Greene (1904-1991) tuvo una obra extensísima; casi una treintena de novelas, tres libros de memorias, cuatro libros de viajes, ocho de teatro, diez guiones cinematográficos,  libros juveniles…

–        Perteneció a una generación de escritores que creció acostumbrada al cine. Para distanciarse de la generación anterior, la de los modernistas, como Joyce, Woolf… (que enfatizaban la interioridad, el stream of consciousness…) decidieron aprender de la técnica cinematográfica.

–        Fue un eterno candidato al Nobel; al morir se descubrió que Arthur Lundkvist le vetó continuamente por ser católico

–        Greene es un literato católico atípico; rehuyó la consideración de novelista católico; se consideraba como un novelista que resultaba ser católico

–        El camino a su conversión fue curioso. En una crítica cinematográfica temprana decía que, como los católicos “adoran” (worship) a la Virgen…; a los pocos días recibió una carta de una chica de 19 años que le corrigió y le explicó que los católicos no “adorábamos” a la Virgen; el término apropiado era hiperdulía. A Greene le intrigó esta chica; de ahí surgió una relación y acabaron casándose. Vivien era católica conversa. Decía que se había convertido gracias a Chesterton; Vivien ya había escrito un libro de poesía prologado por el mismo Chesterton;

–        Aunque Green renunciara a ser llamado “novelista católico” sí podemos considerar que hay una serie de novelas que son verdaderamente católicas: Brighton Rock, The power and the glory, The heart of the matter, The end of the affaire, The potting shed, The burnt out case, The honorary Consul.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: