G. K. Chesterton

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

G. K. Chesterton - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

George Weigel, sobre la biografía de GCK de Ian Ker

Publicamos un artículo de George Weigel, importante intelectual católico estadounidense, sobre la reciente biografía de Chesterton del padre Ian Ker.

 

En el comentario de la contraportada de G. K. Chesterton. Una biografía de Ian Ker, Susan Elkin afirma que el libro del Padre Ker “tiene la fuerza para colocar a Chesterton en el que Ker considera su lugar por derecho propio como uno de los principales autores ingleses”. Es cierto; pero uno se pregunta sobre el “Ker considera…” ¿Para Elkin Chesterton no es uno de los principales autores ingleses? Supongo que ella considerará a G. B. Shaw, su amistoso antagonista, como tal; y Shaw, sin duda, consideraba a Chesterton como tal.

 

El Padre Ker recuerda a sus lectores porqué es así, y es debido tanto a la profundidad de la visión de Chesterton como al alcance de sus logros literarios. Los católicos que vean principalmente a Chesterton como uno de los más cautivadores y efectivos defensores de la ortodoxia cristiana se encontrarán con que Chesterton fue también un magnífico crítico literario; posiblemente el mejor analista de Dickens y un hombre cuya comprensión de la literatura le ganó la admiración de figuras como Joseph Conrad. Los fans de la ficción de Chesterton –los relatos del Padre Brown, El hombre que fue jueves, El Napoléon de Notting Hill, algunos de los mejores versos disparatados en inglés– aprenderán o se les recordará que GKC fue uno de los periodistas más prolíficos de su tiempo, bajo la constante presión de los plazos de entrega y, que, al igual que Mencken era incapaz de escribir una frase vacía. Los que veían a Chesterton como un simpático insustancial se encontrarán con el juicio de Etienne Gilson cuando dijo que la pequeña obra de Chesterton Santo Tomás de Aquino, era “sin comparación posible, el mejor libro sobre Santo Tomás. Un logro así sólo puede ser alcanzado por un genio”.  

 

Pero también está la figura pública de Chesterton, que no puede separarse del literato. Durante décadas, GKC estuvo en el centro de numerosas polémicas de su tiempo, y afrontó tanto los temas como a sus adversarios de un modo tal que se ganó, no sólo el respeto, sino el cariño de sus oponentes. No hace falta que uno asuma las opiniones de Chesterton, total o parcialmente, para reconocer que poseía una excepcional visión de la modernidad y sus taras y un singular modo de derribar a un oponente intelectual sin derramar sangre y sin dejar marcas.

 

El Chesterton de Ker está lleno además de episodios y anécdotas que incluso los fieles chestertonianos suelen desconocer. Entre las nuevas cosas que he descubierto sobre Chesterton está su pasión por la independencia polaca. El relato de la visita de GKC a la Segunda República Polaca en el periodo de entreguerras es una adorable escena en sí misma, así como un buen ejemplo de la visión política de Chesterton. Pues GCK veía, mucho antes de que la infamia se consumase en septiembre de 1939, que Polonia sería golpeada por los nazis y por la Rusia Soviética, que se confabularían contra la avanzada de la civilización cristiana.

 

Así mismo tenemos la narración de los meses en que Chesterton estuvo de ponente invitado en la Universidad de Notre Dame. Es una historia preciosa la que cuenta cómo Chesterton y su mujer descubren la hospitalidad del catolicismo norteamericano en un “momento católico” y en una institución católica, que se vería después afectada por el virus de la ambigüedad. De ese modo, concediendo a Chesterton un título honorífico, el presidente de la Universidad, Padre Charles O’Donnell, CSC, citó “con la máxima satisfacción… ese carácter de segura y triunfante catolicidad” que “impregnaba” las charlas de Chesterton sobre literatura e historia victoriana. (Que la “factoría” de la Notre Dame no había logrado aún los prodigios por los que hoy es conocida queda claro para Ian Ker cuando observa que el primer anuncio de la universidad sobre las charlas de Chesterton describían “de un modo ciertamente curioso” a este como “si no una de las figuras principales de la literatura contemporánea, al menos, como uno de los más debatidos y caricaturizados”).

 

En setecientas páginas que reflejan un inmenso esfuerzo  académico, Ian Ker muestra la historia de un católico defensor de la realidad que acabó convencido de que la historia es Su-historia (history is His-Story), la historia de Dios, por tanto, una divina comedia, no una terrible tragedia. El humor alegre de Chesterton, que le ganaba a amigos y enemigos no era una rareza de su carácter. Era una expresión de su fe cristiana, esperanza y amor.”

George Weigel is Distinguished Senior Fellow of the Ethics and Public Policy Center in Washington, D.C. His previous “On the Square” articles can be found here

El artículo original puede encontrarse aquí: http://www.firstthings.com/onthesquare/2013/09/g-k-chesterton-genius

Traducción: Pablo Gutiérrez Carreras

Categoría: Libros
Etiquetas: ,
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: