G. K. Chesterton

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

G. K. Chesterton - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Arthur Machen y la metafísica del terror y del pan

arthur-machenUno de los relatos de terror más logrados de los que se incluyen en Los mitos de Cthulhu de Lovecraft y otros, contiene una serie de reflexiones metafísicas muy valiosas. Se trata de “Vinum Sabbati”, de Arthur Machen (1863-1947), autor que murió precisamente en Beaconsfield, localidad en la que vivió sus últimos años y murió también Chesterton.

En muchas de estas narraciones de horror aparecen también discursos científicos o reflexiones sobre los límites de la ciencia. En “Vinum Sabbati” encontramos una muy curiosa, sobre todo por las palabras que utiliza: “misterio” y “sacramento”. Por ejemplo, cuando dice “El universo entero, querido amigo, es un tremendo sacramento, una fuerza, una energía mística e inefable…” El discurso desempeña el papel de mostrar cómo los científicos que, en principio, podrían considerarse materialistas, acaban reconociendo la presencia de lo insondable, lo caótico, lo maligno, espantoso, etc… Todo ello discutible y matizable, pero lo que sí es enormemente sensato es reconocer que la realidad es un velo que sigue ocultando algo, muchas cosas, quizá lo esencial, que sigue siendo un misterio.

Es una curiosa convergencia de estos relatos con el núcleo duro del pensamiento de Chesterton, la realidad como algo que envuelve un misterio que se nos oculta y ante lo que solo podemos mostrar el agradecimiento y la sorpresa.

Esto me recuerda a una anécdota que me contaba mi mujer, un día que le entrevistaban en una televisión; en el camerino estaba una estrella, ya decaída, de la farándula, que contaba que en el colegio de su hijo bendecían la mesa y que él le decía al niño: “Mira, si pones la mano, y te cae un pan del cielo, entonces bendice; mientras sea yo el que te alimente, nada de bendecir”.

Lo de menos es que fuera una chulería. Lo importante es que era falso. Este señor debía tener bastante dinero, pero ¿había conseguido plantar euros en el suelo y ver crecer el trigo? Imagino que no; y por esa razón es justo y necesario bendecir la mesa.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: