Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

La belleza de la Verdad

nachobolivar1

   Ignacio Bolívar Tejedo

Con motivo del año de la fe promovido por Benedicto XVI, la Delegación de Cultura de la Diócesis de Madrid planteó una interesante iniciativa a fin de dar a conocer las verdades de fe a través de nuestro rico patrimonio artístico. El resultado fue “El credo en imágenes”, un precioso proyecto que ya ha quedado expuesto en este blog, así que no nos entretendremos en ello. El asunto que aquí nos trae, fue la visita que se organizó al Museo del Prado el pasado 23 de abril desde Pastoral y a la que estaban invitados alumnos y profesores.

 El objeto de la guía era seguir el itinerario propuesto por “El credo en imágenes” a través de una selección de obras que abarcaban desde frescos románicos del siglo XII hasta lienzos barrocos del XVI, incluyendo autores tan destacados como Juan de Flandes, Tiziano o Fray Angélico. Aunando conocimientos en una armonía de disciplinas (teología, historia, historia del arte…) fuimos desglosando cada sentencia del credo a través de la rica iconografía de las obras.

ultima cenaLa experiencia fue estupenda, pues no puede negarse el disfrute que todos experimentamos al contemplar, y descubrir, las complejas verdades de nuestra fe a través de la riquísima tradición artística que hemos heredado. Sin embargo, nuestra visita al museo no solo fue estupenda, sino además maravillosa, dado que  desde el principio más que una experiencia cultural, fue una convivencia en la fe.

frangelico

En la actividad estuvimos alumnos y profesores, pero de una manera muy especial quisiera resaltar la presencia de varios hijos de estos últimos. Ciertamente, eran niños en su más plena infancia, que caminaban entre la ternura y la picaresca típicas en todos los niños comprendidos entre los cinco y los diez años de edad. Sin duda ellos hicieron que una reunión de alumnos y profesores se convirtiera en todo un evento familiar, y empleo esta palabra porque verdaderamente se sintió ese “calor” que se siente en la familia de la fe, cuya cabeza es Cristo y cuya madre la Iglesia.

roger-van-der-weyden-el-descendimiento

El arte que estuvimos viendo ciertamente era precioso, y su mensaje complejo y muy profundo. Sin embargo, la verdadera belleza la hallamos no en los cuadros, sino en los rostros de quienes los contemplaban. Al mirarnos los unos a los otros, podía vislumbrarse en los ojos de todos una profunda mirada de conciliación que hizo de nosotros algo muy distinto a los muchos grupos que dan vueltas por el museo… nosotros éramos una comunidad.

La reseña de nuestra visita yo la escribo en este papel, pero antes la leí en los rostros de cada uno de los que fuimos. En los de nuestros profesores y el capellán, una emocionada mirada de complacencia y orgullo al ver crecer a sus hijos y alumnos. En el de dichos alumnos, entre los cuales incluimos a los dos guías de la visita, una irrefutable expresión de felicidad al enseñar, aprender, comprender, compartir y sobre todo convivir. Y en los inocentes rostros de los niños, una enternecedora mirada ante lo nuevo. Mirada provocada por un verdadero “asombro” ante la belleza de la Verdad.

f87-el-buen-pastor-murillo

Más allá de mirar y escuchar, lo que hicimos en el museo fue “contemplar” las verdades de fe no tanto en el arte de las paredes, sino en el “arte de vivir”, plenamente, tal y como nuestra fe nos lo propone: en Comunión. A todos los que hicieron esto posible, y a todos los que asistieron a tan inesperado encuentro con el Misterio, gracias.

Ignacio Bolívar Tejedo es Estudiante de curso 3º de Historia e Historia del Arte en la Universidad CEU San Pablo

 

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


8 − siete =

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: