Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Bill Viola [en diálogo] La Belleza no se ha marchado

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes, la Fundación Banco Sabadell y NF Galería proponen una aproximación a la obra de Bill Viola a través de sus relaciones con el legado artístico de los maestros antiguos: cuatro vídeoinstalaciones de Viola en diálogo con referentes pictóricos del Museo de la Academia.

¿Se fue la Belleza?

chus

 

 

Escribe: Mª Jesús Aparicio

Hoy en día, no nos debe resultar extraño que en cualquier sala de exposiciones lo expuesto pueda ser una caja de plexiglás colgada de una pared, con una pequeña mirilla en su frente que nos permite echar un vistazo y descubrir que el contenido de su interior son flores aromáticas, o piedras preciosas de diversos colores, algún alimento, mientras escuchamos gracias a unos auriculares una melodía reconocible. Cofres mágicos, tesoros evocadores de experiencias vividas o de lecturas en ocasiones apasionadas que inciden en nuestros sentidos y en parte liberan a nuestra mirada de ser la única responsable de percibir y de juzgar el significado de la “supuesta” obra de arte.

Como apasionada del arte contemporáneo, me niego a aceptar ciertas posturas rancias que lo único que hacen es lanzar exabruptos hacía este arte puesto que resulta difícil de interpretar. Está claro que en ocasiones resulta más fácil despreciar que apreciar, sobre todo cuando se nos reclama el hacer un serio ejercicio intelectual. Podríamos hacer un listado infinito con cientos de nombres de artistas que en su día, fueron absolutamente denostados por sus lenguajes novedosos y que a día de hoy son probablemente los más reconocidos por los especialistas. Por este motivo, siempre es bueno dar un voto de confianza a las nuevas expresiones, aunque no nos sean del todo próximas.

También reniego de las opiniones que militan en la radicalidad de reivindicar la muerte del arte: “El arte ha muerto. Sus movimientos actuales no reflejan la menor vitalidad; ni siquiera muestran las agónicas convulsiones que preceden a la muerte; no son más que las mecánicas acciones reflejas de un cadáver sometido a una fuerza galvánica”. Debemos traducir de las palabras de Arthur D. Danto -filósofo y crítico de arte más influyente del posmodernismo- que la belleza ha dejado de existir, por el exceso, por el abuso, como si el arte y la belleza ya no tuvieran razón de ser.

Estamos ante el instante del arte de “des-definirse”, de perder su definición, y por tanto se “des-estetiza”, perdiendo sus componentes estéticos tal como entendíamos desde siempre, con el tándem de belleza y placer. Por tanto, desde los inicios del siglo XX cualquier objeto, puede considerarse una obra de arte. Sin querer entrar en más detalles, está claro, que la posmodernidad ha dejado su poso y la experiencia estética y el arte han entrado en otro estadio, y aunque ya no tengamos que preguntarnos que es arte o que no lo es, si debemos cuestionarnos porque ese algo “o esa caja” son arte.

viola1

Irremediablemente estamos necesitados de percibir la “Belleza”, sea del modo que sea, aunque desde mi punto de vista, entendida como “Bien”, como camino que nos conduce a la Verdad. En consecuencia, me reconforta saber que hoy en día tenemos artistas que tienen la intención de seguir creándola.

El arte se configura a partir del artista y de su pensamiento expresado gracias a la metáfora y a la expresión simbólica, sin anular la necesidad de trascender en el tiempo, y esto desde mi humilde opinión, solo se puede conseguir gracias a rescatar lo espiritual que late en cualquier obra de arte auténtica.

Esta pretensión, se hace presencial en la obra de Bill Viola, (Nueva York, 1951), es uno de los creadores de vanguardia más reconocidos internacionalmente. Su papel formal en el arte contemporáneo ha sido el de reivindicar y confirmar que el videoarte de nueva tecnología es una de las formas del arte del siglo XXI. Durante las últimas cuatro décadas ha creado: instalaciones, instalaciones sonoras, videocintas, espectáculos con música electrónica, y piezas de video para pantalla plana. Sus obras han sido expuestas en museos y galerías de todo el mundo.

Y desde lo espiritual, Viola es un artista de raíces profundas, un creador de Belleza. Sus obras nos muestran su preocupación por el ser humano y sobre todo por las experiencias que como hombres debemos asumir: vida y muerte, un binomio indestructible que nos muestra la esencia de lo que somos. Sondea plásticamente con el video ralentizado nuestra humanidad de hombres, y la expresión de ser humanos.

viola2

Se sumerge en el arte occidental, en particular el arte sacro del Barroco español, la poesía de San Juan de la Cruz, y la tradición oriental en la que destaca el sufismo (Rumi e Ibn Arabi), y el Zen.

Pues bien, en estos días tenemos la suerte de poder disfrutar de parte de la obra de Bill Viola. Se encuentra expuesta en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. A su llegada a la capital española, comentó que tenía muchas ganas de trabajar en este espacio históricamente tan emblemático, por atesorar colecciones tan significativas del arte universal: Los viejos maestros eran justo un punto de partida. No me interesaba apropiarme de nada, ni volver a representarlo; quería meterme en el interior de esos cuadros, encarnarlos, habitarlos, sentirlos respirar. Al fin y al cabo, se trataba de sus dimensiones espirituales, no de su forma visual”.

exposicion-de-bill-viola-en-la-real-academia-de-bellas-artes-de-san-fernando

 En Diálogo nos muestra la búsqueda de la condición humana y de su trascendencia. Viola lo traduce en cuatro video-instalaciones que establecen una conversación silenciosa, con la obra de grandes maestros, tanto pintores como escultores del arte español que ocupan las salas más emblemáticas del Museo: Dolorosa, Silent -Mountain, The Quintet of the Silent, Surrender, aparecen y conviven próximos al Agnus Dei de Zurbarán, a la talla policromada de la Dolorosa contemplativa de Pedro de Mena, al San Jerónimo de José de Ribera, Cristo recogiendo las vestiduras de Alonso Cano, al Entierro de la Sardina y a los Autorretratos de “capricho” de Francisco de Goya, entre otras.

violarabasf_01g

Cuando terminas de ver la exposición te das cuenta, gracias a Dios, que todavía existen artistas que nos demuestran que aún a pesar de los deslucidos tiempos que corren, la Belleza no se ha marchado.

María Jesús Aparicio González. Profesora de Historia del Arte. USP CEU

Bill Viola [en diálogo]

Museo de la Real Academia
de Bellas Artes de San Fernando
Alcalá 13, Madrid
11 de enero / 30 de marzo de 2014

 

 

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


+ 2 = diez

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: