Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Llamados a ser guardianes de la humanidad

nacho riendo Seamos gallardos, esta vez sí, para reconocer humildemente todos los valores que la universidad nos ha transmitido, como son la apertura y búsqueda de la verdad, siempre desde el respeto, la solidaridad y la cercanía, en una concepción integral del hombre, que busca la exigencia, para una excelencia en todas sus dimensiones personales. 

 

Con estas palabras, despedía el curso 2014-2015 Ignacio T. Bolívar Tejedo, representante de los estudiantes de Historia e Historia del Arte que recibieron sus diplomas de graduados en la Universidad San Pablo CEU el pasado 29 de mayo.

Un año más, profesores y estudiantes compartimos momentos emotivos. Atrás quedan cuatro intensos años, muchas horas de trabajo, muchas conversaciones… y sobre todo muchos buenos recuerdos. Los estudiantes se marchan de la Universidad habiendo hecho amigos para siempre. Y los profesores sabemos que nacen a nuestra profesión jóvenes preparados, con la buena ambición de cambiar -para mejor- el mundo que les toca vivir. Y por encima de todo, la ilusión por contar la Historia y la Historia del Arte con pasión.

los tres alumnos

De izquierda a derecha, Ignacio, Victoria y Adela, los tres representantes de alumnos antes de pronunciar sus discursos

Pero esta es su hora. Dejemos que sea Ignacio Bolívar quien hable de lo que todos ellos llevan impreso en sus corazones. Así fue el discurso dirigido a compañeros, familiares y profesores

 Queridas familias, estimados profesores, amigos todos compañeros en el bien, la belleza y la verdad. Tal día como hoy, un 29 de mayo de 1953, Edmund Hillary alcanza la cima del monte Everest. Me encantaría decir, en nombre de mis compañeros, y con la misma gallardía del alpinista, que hemos hecho cima al fin, tras cuatro años de duro ascenso. Pero prefiero ser sincero, para deciros que apenas hemos subido un monte, desde el que contemplar las imponentes montañas que cada cual elegirá culminar.

No obstante Hillary no subió solo a la cima del mundo. Sherpas y montañeros lo ayudaron. Nosotros hemos tenido la inestimable ayuda de nuestros queridos profesores, quienes conocen las montañas y los vericuetos de la profesión, a quienes la experiencia ha prevenido de los peligros que hoy nos advierten, y a quienes hay que agradecer, desde la sinceridad de nuestros corazones su entero esfuerzo y dedicación por hacer de nosotros estudiantes de éxito, y sobre todo, hombres mejores. Esfuerzo y dedicación que no siempre ha sido correspondido, y mucho menos compensado; más bien, no en pocas ocasiones habéis sido mal pagados con nuestras faltas de trabajo y disciplina. Por todo ello, quisiera aprovechar esta ocasión, en nombre de todos, para pediros perdón, y animaros a estar orgullosos, porque como decía séneca, “la recompensa de una buena acción, es el haberla realizado”.

También un 29 de mayo, pero esta vez de 1453, los turcos tomaban la ciudad de Constantinopla. Fue un duro golpe para Occidente, que veía cómo la barbarie, tras mucho asedio e insistencia, derrumbaba siglos de tradición y cultura. También nuestros tiempos son turbulentos, y nuestros enemigos muchos… “un fantasma se cierne sobre Europa”, advertía Marx, y el que hoy nos amenaza, es la deshumanización. En un mundo donde para alcanzar al “superhombre” la humanidad misma ha de ser destruida, donde el trabajo es mercancía en vez de dignidad, y el ocio ha perdido su sentido romano de cultivo y perfeccionamiento personal, para convertirse precisamente en un “negocio” (neg-otium)… en ese mundo, hacen falta humanistas.

antesdebecas

Se nos ha dicho muchas veces “el futuro es vuestro”… ¡mentira! … el futuro hay que conquistarlo. Se acercan tiempos oscuros y nos enfrentaremos a un reto diferente del de nuestros padres, quizá más duro, y que requiera más trabajo, esmero y lucha… bueno, a decir verdad seguro que criarnos a nosotros ha sido mucho más duro; pero recordemos que estamos aquí por vocación, y nuestra llamada es a ser guardianes de la humanidad amenazada. El mundo necesita humanistas; y me dirijo a todos, para no caer en la “barbarie del especialismo” del que habla Ortega. Nos toca ser héroes, y como nos dijo uno de nuestros profesores una vez, los héroes lo son, porque son pocos.

La lucha, en efecto es desigual, pero vamos bien armados. “nuestros barcos son sólidos” decía nuestro compañero Javier desde aquí el año pasado… Como nos ha recordado mi antes mi compañera Victoria, hace cuarto años se nos animó a no pasar por la universidad, sino a que la universidad pasara por nosotros. Especialmente hoy, es momento de que cada uno reflexione qué ha significado el CEU para nosotros. La crítica es muy fácil, e incluso cobarde. Seamos gallardos, esta vez sí, para reconocer humildemente todos los valores que la universidad nos ha transmitido, como son la apertura y búsqueda de la verdad, siempre desde el respeto, la solidaridad y la cercanía, en una concepción integral del hombre, que busca la exigencia, para una excelencia en todas sus dimensiones personales. Valores que el humanismo cristiano ha defendido durante siglos, con Cristo como modelo de “perfecto hombre”; valores que ahora se ven atenazados, y que requieren de hombres de verdad, humanistas que los defiendan.

conbecasyprofes

Graduados de Historia e Historia del Arte con algunos de sus profesores tras la entrega de diplomas. Foto: Robledano

¡Compañeros en el bien, la belleza y la verdad,  es hora de ser valientes, de conquistar el futuro! No será un camino fácil, pero sí necesario. Quizá la historia nos dé la gloria de recordarnos como la generación que se salvó, o quizá no, de nosotros depende. No dejéis de cultivar el saber, las letras, y las artes con verdadera pasión, pues decía Santa Teresa, cuyo centenario celebramos, que “si en medio de las adversidades persevera el corazón con serenidad, con gozo y con paz, esto es amor”. Ánimo a todos, y muchas gracias a vosotros y gracias a Dios.

Termina un curso más

Un año más, despedimos a otra gran promoción de estudiantes de Historia e Historia del Arte.

Vamos por la tercera. Y como siempre, el sabor agridulce de la despedida. Se marchan, dejando un gran recuerdo entre nosotros. Pero la satisfacción de ver un grupo de jóvenes que comienzan ilusionados su etapa profesional es grande.

Además… no se marchan. Ellos sabe que aquí tienen la que siempre será su casa.

Ellos hacen que nuestro trabajo merezca la pena. Compartimos un pequeño resumen en imágenes de este curso:

https://youtu.be/FdPI5ja4__g

¡Hasta pronto!

Visita a la Fundición Capa de Madrid

chus “Nosotros escribimos las notas en el pentagrama pero ellos son los intérpretes de la música”.

 

 

María Jesús Aparicio

Es indiscutible la enorme influencia que ha tenido para la cultura occidental; tanto en la lengua, la política, los sistemas educativos, la filosofía, la ciencia, como en nuestro tema, las artes: la cultura helena. En particular, proveyendo el origen de la corriente renacentista que se generó durante los siglos XV y XVI, y que se mantuvo durante los movimientos neoclásicos de los siglos XVIII y XIX en Europa y en América. Resulta curioso comprobar en la actualidad como artistas jóvenes y no tan jóvenes siguen manteniendo y rememorando bien de forma teórica e incluso práctica esa intención clásica y exclusiva de la búsqueda de la belleza como principio filosófico.

Durante este segundo semestre hemos dedicado un tiempo considerable en profundizar dentro la asignatura de Arte Griego: en su escultura. El universo graeci gira en torno al hombre y este se convierte en sistema de medida de todas las cosas. Es por ello, que la escultura sea la manifestación más significativa y un punto de referencia para el conocimiento del mismo.

Desgraciadamente, la mayoría de estas obras han ido desapareciendo con el paso del tiempo. Aunque todavía conservamos ejemplos notables, a los que habría que añadir las reproducciones o copias romanas. En ocasiones como subsidiarias de grandiosas edificaciones de carácter religioso al configurar el interior de sus frontones, metopas y frisos, o como piezas exentas que se ubicaban en el interior de las cellas de dichos templos y santuarios, incluso presidiendo espacio en las ágoras de las polis. Imágenes e imágenes, exentas, en altorrelieves o en bajorrelieves pero que tanto unas como otras nos ofrecen entre otras cosas un reconocimiento -a grandes rasgos-, de su ideal de Belleza, religiosidad e historia.

Zeus de Artemisión. Estilo severo, siglo V a. C. Museo Arqueológico de Atenas.
Realizado con la técnica de la cera perdida.
Históricamente se ha atribuido la representación a el dios Zeus lanzando el rayo, aunque hay otras opiniones que entienden que podría ser Poseidón lanzando el tridente.

Es consecuencia, la iconografía dominante de estas obras consistía en representar en materia multitud de mitos que le posibilitaban al hombre el saber por qué fue creado y para que, historias fantásticas de sus dioses, o la mostración de la valía de sus héroes, de los antepasados míticos, y de las que se podrían traducir acontecimientos de la vida cotidiana, sus ejercicios atléticos en los juegos agonísticos, combates entre guerreros de polis enemigas o referencias de la vida más allá de la muerte. Es decir, hacerles recordar ab origine todos los acontecimientos de los que el hombre ha sido protagonista o testigo in illo tempore.

Para la realización de estas esculturas -en función de las épocas- se utilizaban diferentes materiales como la piedra, el mármol y la terracota. Aunque hay que destacar uno sobre el resto: el bronce y en menor medida el hierro. El bronce era el material predilecto de los escultores más reconocidos, y cómo es lógico se trabajaba con un procedimiento diferente al que se utilizaba para hacer una escultura en piedra con un sistema de punteado a buril y cincel. La técnica de trabajar el bronce que se obtiene de la aleación del estaño y el cobre fue evolucionando en sus diferentes períodos. Las esculturas más antiguas en este material se hacían en un principio con láminas chapadas, martilleadas y soldadas sobre un alma de madera. A partir de la introducción de los vaciados, la manipulación del bronce se fue haciendo más compleja; en particular: el proceso de la cera pérdida. Procedimiento escultórico que era habitual en la Grecia de los siglos VI y V a. C., que permitía obtener figuras “indestructibles”, y dependiendo del tamaño de la pieza, -podría perderse el modelo-, y obtenerse por tanto una obra exclusiva.

Procedimiento plástico que habíamos estudiado en el aula de forma teórica, y a través de algún que otro vídeo, y que aparentemente resultaba un proceso sencillo. La teoría más humilde se resume a grandes rasgos, cuando partimos de una figura modelada en cera de abeja, ésta se cubría con una capa de arcilla y arena, se le sometía a un calentamiento considerable hasta conseguir que la cera del interior de la pieza se derritiera, para posteriormente en el hueco que había dejado esta materia grasa se derramara el bronce fundido…, más o menos. Pues bien, nada más lejos de la realidad.

alumnos Capa

Alumnos de primer curso visitando la Fundición Capa

El pasado 5 de mayo tuvimos la oportunidad de visitar con los alumnos de 1er curso de los Grados de Historia/Historia del arte/Periodismo, la mejor fundición que hay en España: La Fundición Eduardo Capa. Fundada por Eduardo Capa Sacristán en 1959. Y en la actualidad dirigida por Eduardo Capa. Visitamos la nave de Arganda de Rey de 11.000 metros cuadrados donde trabajan 44 personas, artificex que mantienen todos los procedimientos tradicionales combinados con las últimas tecnologías. Capa ha sido pionera por su trabajo en el terreno de la fundición de esculturas de los mejores maestros del panorama español y extranjero, y es un referente en la fundición en bronce, hierro, aceros inoxidables y aluminio. Resultó una experiencia inolvidable para todos nosotros, por lo bien que nos trataron y sobre todo por lo que nos enseñaron, tanto en el aspecto teórico gracias a Joaquín, como en la pura práctica. Tuvimos la gran fortuna de aprender y ver como se realizaban los procesos de la fundición a la cera perdida, tal como se hacía en la Antigüedad, la fundición a la arena, y con sistema cerámico.

ecuestre

Estatua ecuestre de Marco Aurelio. Museos Capitolinos de Roma. Obra restaurada en la Fundición Capa de Madrid.

Ahora somos conscientes de la complejidad –no en vano, el gran Leonardo da Vinci dedicó diez años de su vida a la realización de un gran caballo de bronce con la técnica de la cera perdida que no pudo finalizar, si bien es cierto que quería fundirlo en una única pieza-, tiene el proceso, la habilidad que requieren los artistas, artesanos, y operarios. De las herramientas, máquinas que intervienen para poder pasar un original a copia, todo ello gracias al conocimiento y manejo de la técnica tradicional, tal como la habían desarrollado broncistas como: Polyzalos de Gela, Mirón, Polícleto, Agesandro o Apolodoro de Damasco.

auriga

Auriga de Del fos. Polyzalos de Gela. Estilo Severo. S. V a. C. Museo Arqueológico de Delfos.

Dentro de la Fundición el trabajo en cadena se patentiza a través de la fundición, broncista, soldadura, pulido, mecanizado y patinado, procesos que nos fueron detallando uno a uno, y métodos que no han variado desde los griegos y romanos porque se ha comprobado que resulta ser una técnica perfecta. Pero sin lugar a dudas, la gran experiencia fue presenciar cómo se realizaba una “colada”, en la que el bronce alcanzó una temperatura de más de 1.200 grados centígrados.

Ahora sí, podemos decir, que hemos completado nuestro conocimiento del Arte griego y en particular de su escultura.

María Jesús Aparicio es Profesora de Historia del Arte en la Universidad CEU San Pablo

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: