Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

MUJERES FASCINANTES DE LA HISTORIA (3)

Hoy son nuestros alumnos quienes deciden qué mujeres les resultan “fascinantes”. Y son estas tres grandes de la Historia

Jorge Álvarez Palomino (3º Historia e Historia del Arte) se siente fascinado por Isabel de Valois

Retrato Isabel valoisIsabel nació el 2 de abril de 1545, siendo la segunda de los siete hijos del rey Enrique IV de Francia y la reina Catalina de Medicis. La infancia de la princesa transcurrió en el fastuoso ambiente cortesano parisino y entre mujeres de gran carácter, desde su propia madre hasta la todopoderosa amante del rey, Diana de Poitiers, pasando por su prima y amiga María Estuardo y su hermana Margarita. Las circunstancias cambiaron bruscamente para Isabel y para Francia con la aplastante victoria de España en la guerra que ambos reinos mantenían. Los diplomáticos franceses se vieron obligados a aceptar la Paz de Cateau-Cambresis, por la que se ponía fin definitivamente al enfrentamiento entre las dos potencias. Para asegurar la paz, se acordó desposar a la jovencísima Isabel con el heredero de Felipe II, el príncipe don Carlos, pero la repentina muerte de la mujer María Tudor dejó viudo a Felipe, por lo que se cambiaron los términos del acuerdo y la princesa Valois, de catorce años, fue prometida al Rey de España. Felipe II no pudo asistir a la boda en París, que se celebró por poderes el 22 de junio de 1559. Fue el imponente Duque de Alba, representando a su señor, quien acompañó al altar a la joven Isabel. Los esposos no se vieron hasta ocho meses después, cuando el Rey de España recibió a su reina en Guadalajara, repitiendo la boda en el Palacio del Infantado.

Si bien los comienzos del matrimonio no habían podido ser más fríos, Felipe empezó pronto a dar muestras de un cariño devocional por su joven esposa. A su vez, Isabel escribió a su madre que se sentía afortunada por haberse desposado con un príncipe tan atento e se esforzaba continuamente en agradar a su esposo. La felicidad de la pareja real se contagió a la corte, donde los galantes Juan de Austria y Alejandro Farnesio organizaban torneos en los que Isabel hacía el papel de damisela en apuros. La reina francesa trajo a la austera corte el amor por el lujo y las fiestas de París, celebrando bailes y juegos.

Aunque en un primer momento los consejeros del rey tacharon a la reina de vana por sus dispendios en lujos, Felipe le confió la dirección de la delegación española en las negociaciones con Francia. Pese a su edad Isabel defendió hábilmente los intereses de su marido consiguiendo que Francia no apoyase a los calvinistas flamencos y recrudeciese su política hacia los hugonotes. Desde el otro lado de la mesa de negociaciones, su madre Catalina de Medicis llegó a espetarle: “Muy española te veo, hija mía”.

Isabel dio a Felipe II dos hijas, Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela, pero los partos debilitaron su ya débil salud. El 3 de octubre de 1568, tras un aborto, Isabel de Francia, reina de España, murió con solo 22 años. Felipe II, como había hecho en el nacimiento de sus hijas,  no se apartó del lecho ni soltó la mano de su esposa hasta que se confirmó la muerte.


Juan González Marsal
(4º de Historia e Historia del Arte) escoge a agustina Agustina de Aragón, y para ilustrar su texto, no podía elegir mejor: una obra de nuestro pintor contemporáneo de tema histórico, Ferrer Dalmau. Agustina de Aragón fue una mujer que se convirtió en uno de los símbolos de la resistencia del pueblo español levantado en armas contra las tropas regulares napoleónicas. Nacida en Barcelona en 1786, se casó con un cabo de artillería. Por necesidades de defensa tras la toma de Barcelona, fueron enviados a Zaragoza, que, durante dos meses sufrió el sitio de las tropas francesas, al mando del general de brigada Charles Lefèvbre-Desnouettes. En un momento célebre, Agustina, encargada de llevar la comida a los artilleros zaragozanos, vio herido a uno de ellos con una mecha en las manos, y sin dudar, la hizo explotar contra la columna francesa. Este episodio corrió como la pólvora, y fue nombrad por el General Palafox como subteniente del Cuerpo de Artillería, algo inédito para una mujer. Tras la rendición de Zaragoza, fue por España animando y sirviendo a la intendencia de las tropas en batallas tan destacadas como la de Bailén. Tras la guerra, se casó con un artillero ceutí y murió en 1857. En junio de 1914, sus restos fueron trasladados a Zaragoza, donde descansan  en la capilla de la Anunciación de la Iglesia de Nuestra Señora del Portillo.

Adrián Valero Orti (1.º de Historia e Historia del Arte). Su elección recae en Nefertiti (1370-1330 a.C). 

Nofretete_Neues_MuseumReina de Egipto, fue la esposa del faraón hereje Akenatón o Amenhotep IV (1352-1335 a.C. XVIII dinastía), con quién colaboró en la reforma religiosa, política, social y cultural que supuso la instauración de culto al dios Atón (período de Amarna), ya que en algunas evidencias arqueológicas, como los bloques decorados o talatas, aparece escenas en las que esta reina blande una espada y una maza, listas para acabar con el enemigo, siendo esta imagen más típica de un soberano egipcio, que de su consorte. Separada del faraón por razones religiosas, se retiró al palacio del Norte de Tell-el-Amarna (Ajetatón, en la época). No se sabe realmente de donde era, debido a que los rasgos detallados en el busto no son propios de una mujer egipcia (se ha llegado a especular de que era del reino hurrita de Mitanni) y apenas sabemos sobre su vida, a excepción de los rasgos que aparecen detallados en dicho busto, realizado por Thumose. Se sabe que gobernó como corregente del reino, que tuvo seis hijos con Akenatón (fue un símbolo viviente de la fertilidad de las mujeres egipcias), y que tuvo conflictos con el mismo y con su hija Meritatón.

Su busto, perfectamente conservado (conserva totalmente las policromías y no ha sido restaurado aún) en el Neues Museum (Berlín, Alemania) y descubierto por Ludwig Burckhardt en 1912, es uno de los iconos de la arqueología egipcia.

¡Súmate al reto, y cuéntanos en comentarios a qué mujer consideras verdaderamente “fascinante”1

 

 

Categoría: Sin categoría

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


siete − = 1

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: