Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Acto de Graduación 2015-2016: enhorabuena a las nuevas promociones USPCEU

13394034_10154188866785979_340925759362629774_n

Un grupo de graduados de Historia e Historia del Arte 2015-2016 acompañados de algunos de sus profesores. De izda. a dcha: Pablo Gª Sánchez, José Luis Orella, Javier Ibáñez, Emilio Poveda, María Saavedra, Juan González, Rocío Aldama, Aída Martínez, Hipólito Sanchiz, Concha Escrig, Luis Togores, Mar Gabaldón

 Miremos al futuro y vivamos una vida al servicio de los demás, al servicio de la verdad, del bien y del amor. Vivamos para mirar adelante, para luchar por los que vendrán, para honrar a los que se han ido. Luchemos para que, cuando esto acabe para nosotros, el mundo sea un lugar mejor para todos. Disfrutemos de nuestra Odisea.

(Cristina Sendra Ramos, Graduada en Humanidades

cris y guillermo

Cristina Sendra y Guillermo Fernández hablaron en nombre de sus compañeros de promoción. En primera fila, de espaldas, los estudiantes de la 4ª promoción de Historia e Historia del Arte

Un años más, la Facultad de Humanidades en un emotivo acto entrega las becas y diplomas a todos sus graduados del curso 2015-2016. Y entre ellos, queremos destacar a nuestros estudiantes de Humanidades, Historia e Historia del Arte.

No encuentro mejor manera de rendirles homenaje, y de compartir la experiencia de ese día, y de estos cuatro años, que citando el discurso pronunciado por Cris Sendra, estudiante de Humanidades y periodismo, en representación de sus compañeros. El lector, a medida que vaya viendo las líneas que siguen, estará de acuerdo conmigo en que no hay nada que añadir…

“Hay una ley universal que a todos se nos impone, tarde o temprano: todo tiene un final. La última noche de vacaciones, la última página de un libro, el último día con una persona que has querido y que ya no está a tu lado. Esos días tienen el don de permanecer para siempre en la memoria, y de removernos por dentro. Hoy es uno de esos días para nosotros, se acaba el capítulo y tenemos que pasar página para ver qué nos depara el siguiente. Una profesora de primero nos advirtió de lo rápido que se pasarían estos años, y nos leyó un poema. En ese poema nos enseñaba que, al igual que Ulises en La Odisea, debíamos disfrutar del viaje que finalmente nos llevara a Ítaca, nuestro destino final.
Empezaba así:

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Nuestros caminos se cruzaron hace cuatro años y, por duro que nos pueda parecer ahora, hoy se separan. Espero que aún recuerdes a ese crío nervioso que intentaba hacer amigos en el curso cero, esos amigos que hoy, 4 años después, están aquí sentados a tu lado. Juntos hemos crecido, aprendido, disfrutado y madurado (o al menos esa era la idea).

alumnos 2016
No sabíamos lo que nos esperaba, una senda empedrada con miles de sonrisas y de lágrimas. También de noches terminando el trabajo del día siguiente, de amistades, de discusiones, de murmullos y risas en la biblioteca en épocas de exámenes, quién sabe si de algún amor. Cuando llegamos nos esperaba un viaje increíble, una aventura con malos y buenos tragos, llena de experiencias, que hoy acaba. Pero nuestro viaje continúa enriquecido, porque no nos vamos de aquí con las manos vacías.
En esta universidad nos han dado los medios para construir nuestra futura vida. Y no estoy hablando solo de las asignaturas o los programas de ordenador, sino y sobre todo de los amigos, de las experiencias, de los saberes y de una guía para recorrer el camino de la vida. La Universidad nos ha enseñado algo que debe ser primordial en nuestra vida: la importancia de la búsqueda de la verdad. Como decía Antonio Machado: “Tu verdad no; la verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela.”
Si alguna vez habéis leído un libro policiaco seréis conscientes de lo difícil que se vuelve esclarecer qué ha pasado en realidad y determinar los hechos tal y como ocurrieron. Esa enrevesada búsqueda es precisamente a la que nuestras profesiones están llamadas con más fuerza: las humanidades, la historia, el arte, el periodismo, la publicidad, la comunicación audiovisual, el mundo digital y el magisterio tienen como objetivo construir a la persona en todas sus dimensiones, hacerlas grandes y conocedoras de la verdad. Y no manipularlas con mentiras o verdades a medias, supeditadas a presiones o intereses siempre inferiores a la realidad y siempre dañinos. Hablan de que somos el cuarto poder… Y no es mentira. Tanta responsabilidad, que está en nuestras manos, no deja de ser una oportunidad increíble para dedicarnos al servicio y no al abuso de los demás, para ser íntegros y unos excelentes detectives.
También nuestra vida necesita esa búsqueda incansable, encontrar el sentido de nuestra existencia, ese que será el hilo conductor de nuestro libro. En este camino es fundamental el asombro, aquel que nos lleva a admirar la belleza, y el amor. Dostoievski decía que la belleza salvaría al mundo, porque tiene la capacidad de hacernos sentir pequeños en un mundo muy grande, contemplar el deseo de eternidad y agradecer el regalo de la vida. De ella nacen las humanidades, es decir, la historia, el arte, la filosofía y la literatura, que responden al afán humano de encontrar respuestas. “Lo que permanece”, afirmaba Hölderlin, “lo fundan los poetas”.
Estas disciplinas tienen una enorme importancia a la hora de forjar nuestro
pensamiento y de protegernos de las mentiras. Ellas nos muestran que somos algo más que consumidores, que creernos superiores que otros por razas, sexos o categorías sociales es una farsa, que el dinero, o la fama no dan la felicidad como se nos promete.
Un esclavo acompañaba al César cuando este se paseaba triunfante por las avenidas romanas tras la victoria militar, y le susurraba continuamente: Recuerda, César, que eres mortal”. Esta es la misión de los estudios humanísticos: nos recuerdan que somos mortales, que tenemos límites, y que de imprescindibles están los cementerios llenos.
Hoy las Humanidades se intentan eliminar, se cuestiona su valor frente a los estudios científicos y los avances tecnológicos y se las tacha de poco útiles. Pero eliminarlas significa eliminar nuestra procedencia, nuestra esencia. Supone quedarnos a oscuras, sin luz en el camino, sin una guía que evite que nos dejemos encandilar por falacias, repetir los errores del pasado o vernos inmersos en la cultura de la indiferencia y la muerte.
Porque aquella persona que no busca el sentido de la existencia está muerta en vida, aunque tenga una casa enorme, muchos likes en Instagram o viva en la ciudad más tecnológica del planeta. No os dejéis engañar por el relativismo y la dictadura de lo políticamente correcto, sed críticos y apoyad vuestra vida en algo sólido que nadie pueda destruir o manipular. Que vuestra libertad sea lo último que puedan quitaros, y no lo primero.

EStudiantes de Humanidades, Historia e Historia del Arte, escuchando las palabras del Decano

Estudiantes de Humanidades, Historia e Historia del Arte, escuchando las palabras del Decano

No seáis mediocres, mantened los ojos abiertos. Chesterton decía que “la mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta”. No deis las cosas por supuestas, es indudable que estos cuatro años que hemos pasado juntos han sido un regalo, igual que la compañía que aquí nos contempla. Nuestros padres, hermanos, abuelos, parejas y amigos nos observan expectantes, tan emocionados como nosotros, tras haber luchado y triunfado. A vosotros os debemos el estar hoy aquí, sonrientes y con la piel de gallina, porque habéis soportado nuestros peores momentos y nos habéis acompañado y aplaudido en los mejores. Espero que lo sigáis haciendo.
Entre nosotros están nuestros profesores, maestros de vida, aquellos que se han
esmerado, con todo su empeño, dedicación y ganas en formarnos, no sólo como
profesionales, sino como personas. Vuestra cercanía, experiencias, sabiduría, paciencia o incluso enfados, nos han hecho crecer y aprender. Ya formáis parte de nosotros, os guardamos en el corazón y os estaremos siempre agradecidos por vuestro legado.
Hoy continúa nuestro camino, abrimos un nuevo capítulo. Sé que el futuro da miedo, que el fracaso aterra. Seguiremos luchando contra gigantes, contra molinos. Tendremos momentos en los que lo pasaremos mal, en los que cuestionarán nuestro valor. Pero también tendremos muchos otros en los que disfrutaremos como nadie de las profesiones que hemos elegido. Cada día nos levantaremos y sabremos que no estamos solos. Siempre nos acompañará una llamita, una luz cálida; una sonrisa que resume cuatro años muy cortos, cuatro años juntos que nos han unido y que me permiten decir que ya no somos compañeros, sino hermanos.
El protagonista de Gladiator decía que aquello que se hace en la vida tiene su eco en la eternidad. El día que llegue el ocaso de nuestra existencia, cada uno de nosotros tendrá un Coliseo lleno de gente, de todas aquellas personas a las que hemos llegado a través de nuestros escritos, vídeos, carteles o clases magistrales. De todas aquellas personas a las que hemos ayudado, o no, en su búsqueda de la verdad. Trabajad lo máximo, dad lo mejor de vosotros mismos para que ese día todos ellos os aplaudan de pie.
Miremos al futuro y vivamos una vida al servicio de los demás, al servicio de la verdad, del bien y del amor. Vivamos para mirar adelante, para luchar por los que vendrán, para honrar a los que se han ido. Luchemos para que, cuando esto acabe para nosotros, el mundo sea un lugar mejor para todos. Disfrutemos de nuestra Odisea. Las piedras en el camino nos ayudarán a conocernos a nosotros mismos, a comprobar nuestra fortaleza; y nos harán alzar nuestra mirada al cielo. El viaje estará lleno de sirenas, de cíclopes y de lestrigones, pero si os apoyáis firmemente en aquellos que os quieren, si os mantenéis íntegros, venga la tormenta que venga, vuestro barco jamás se hundirá. Al final siempre espera Ítaca.
Muchas gracias.”

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: