Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Polonesas (I) Los bosques polacos, testigos mudos de la Historia

Polonesa es, según nuestro Diccionario, una composición musical que imita cierto aire de danza y canto polacos. La mayoría estaremos de acuerdo en que más allá de las fronteras polacas ha sido el genial Chopin quien en mayor medida ha contribuido a su conocimiento y difusión.

Iniciamos una serie de entradas sobre Polonia y las hemos  titulado polonesas, aunque pretendemos que sean composiciones sin acabar. El lector, al hilo de imágenes, textos y relatos con “cierto aire polaco”, compondrá  su propia pieza musical partiendo de retazos de la historia y costumbres polacas que aquí irán apareciendo.

 

LOS BOSQUES POLACOS, MUDOS TESTIGOS DE LA HISTORIA

Adentrarse en cualquiera de los múltiples bosques que recorren el territorio polaco es una experiencia que tiene algo de místico, algo casi sagrado, o, al menos, una impronta de lo trascendente. Caminar por esa arena cenicienta, mirando –y saboreando- a los lados moras, arándanos, manzanas…mientras el sol apenas puede abrirse camino entre altísimos árboles que compiten en su carrera hacia el cielo, es algo que no se olvida fácilmente.

bosque colores

La naturaleza se hace aquí a la vez imponente y acogedora. Los múltiples tonos de verde invitan a adentrarse, a curiosear en busca de esa fauna que varía desde los cérvidos hasta las frágiles mariposas de infinitos colores, pasando por lobos, zorros… pero el caminante curioso encuentra no solo la belleza callada de animales y plantas. En algunos claros, al igual que en toda Polonia, aparece la huella del ser humano en forma de cruz. Porque la cruz debería ser uno de los símbolos de un pueblo que pocas veces en su historia ha gozado de la paz, y que a duras penas en los últimos siglos ha logrado sobrevivir a la voracidad de sus vecinos. Un pueblo que puede enorgullecerse de haber “resucitado”como nación a pesar de perder las fronteras que lo materializaban en Estado.

trescrucesEn la Reserva Natural de Jedlyna, en el distrito de Minsk (Mazowieckie), hay un pequeño claro, visible solo para el ojo atento, en el que se levantan tres cruces con una pequeña lápida. Un cartel explica que se levantó aquel discreto monumento como homenaje a los héroes del levantamiento de 1830. Si, además, uno tiene la suerte de llegar hasta allí con un polaco, éste te contará que años más tarde, a este monumento se añadió tierra del bosque de Katyn, con el deseo de ampliar ese homenaje a los oficiales polacos masacrados por los soviéticos en el bosque cuyo nombre, de triste memoria, es omnipresente en el territorio polaco. Los polacos aman y cultivan su historia, como parte de esa identidad quebrantada pero nunca del todo robada.

cartelmejor

Al final del texto en polaco que acompaña ese pequeño espacio de contemplación y homenaje, se encuentran unas palabras sobrecogedoras cuyo sentido en castellano  sería algo así:

Los bosques polacos están llenos de cruces que conmemoran todos los levantamientos y guerras sufridos, y ocultan las cenizas de tantos patriotas polacos. Por este motivo merecen nuestro respeto.”

 

Ante este texto solo cabe callar, contemplar… y si quien camina es creyente, rezar una oración por tantas vidas arrancadas violentamente de la tierra polaca.

María Saavedra. Boza Wola, agosto 2016

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: