Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Mesopotamia en el Museo Arqueológico Nacional

El patrimonio cultural en su más amplio sentido es a la vez un producto y un proceso que suministra a las sociedades un caudal de recursos que se heredan del pasado, se crean en el presente y se transmiten a las generaciones futuras para su beneficio. Es importante reconocer que abarca no sólo el patrimonio material, sino también el patrimonio natural e inmaterial. Como se señala en Nuestra diversidad creativa, esos recursos son una “riqueza frágil”, y como tal requieren políticas y modelos de desarrollo que preserven y respeten su diversidad y su singularidad, ya que una vez perdidos no son recuperables. Unesco.

 

man alumnos portada

Resulta apasionante hablar del Patrimonio Cultural mesopotámico. Legado cedido por las civilizaciones que ocuparon desde el Egeo al valle del Indo, y desde Asia Central y el Cáucaso hasta la Península de Anatolia. Poblaciones que habitaron el territorio denominado Creciente Fértil, entre los ríos sagrados Tigris y Eúfrates, y que hoy en día, conforma la República de Irak o Iraq.

Decíamos emocionante, porque hará unos doce mil años, que estas culturas fueron capaces de dar a luz: la agricultura, la ganadería, las primeras configuraciones de aldeas, las técnicas de irrigación, la metalurgia, la ingeniería, las matemáticas, la astronomía, las ciencias, la rueda, el arado, el bote a vela, los arreos para los animales, sistemas de contabilidad avanzadísimos que dieron paso al nacimiento de la escritura y, como no podía ser de otra manera: las excelentes manifestaciones artísticas.

Pueblos, que alrededor del 3.500 a.C. se organizaron en fortificadas ciudades-Estado, construidas con ladrillos de adobe. De las que destacaremos como más importantes de los sumerios a: Ur, Uruk, Nippur, Lagash, Kafajah, y Eridú. Ciudades-Estado que podemos denominar también como pequeños o grandes señoríos. Gobernados por un jefe político y religioso, “señor” (ensi) o “gran hombre” (lugal) al que había que rendir culto, darle sustento y cuidado. Considerado por sus súbditos el representante del dios en la tierra, y entre sus atribuciones tenía la de proteger el templo, controlar la economía, velar por la paz y administrar justicia.

Nombres tan célebres como Sargón I de Acad, o Sargón el Grande, (gobernó desde 2350- 2300 a.C.) jefe de un ejercitó poderoso y de un sistema burocrático espléndidamente organizado, fundador de un Imperio-el Acadio-, que traspasaría las fronteras de Mesopotamia al llegar hasta la Península de Anatolia, el Mediterráneo y “áreas periféricas”. Creador de un Estado centralizado, que le otorgaría la titularidad de “Rey de los cuatro confines” además de deificarlo como “dios de Akkad”. Su sucesor y nieto: Naran- Sin (2270-2230 a.C.) vencedor sobre las tierras del Elam y constructor del gran palacio de Tel Brak, Siria. Hammurabi (1792-1750 a. C) sexto rey de Babilonia, que de la mano del dios Shamash recibe su Código: 282 leyes y decretos fruto de la unificación de los existentes en todo el Imperio, basados en la ley del Talión, y que quedarían registrados en una estela de piedra; custodiada en la actualidad en el Museo del Louvre de París. Monolito al que Hammurabi otorgaría el don de convertirse en uno de los primeros escritos de carácter legislativo de la Historia.

Gudea, rey de Lagash, fue una de las principales figuras del renacimiento sumerio (período Neosumerio). El período neosumerio, bajo el dominio del pacífico Gudea, recuperó los gustos por lo tradicional o antiguos propios de los estereotipados por los sumerios. Además, bajo su mandato se recuperó e impulsó la literatura sumeria.

Gudea, rey de Lagash, fue una de las principales figuras del renacimiento sumerio (período Neosumerio). El período neosumerio, bajo el dominio del pacífico Gudea, recuperó los gustos por lo tradicional o antiguos propios de los estereotipados por los sumerios. Además, bajo su mandato se recuperó e impulsó la literatura sumeria.

Y otros tantos monarcas, representantes de los dioses protectores de las ciudades en la tierra, como los neosumerios: Gudea Lagash, ensi o lugal de la II dinastía de Lagash, quién daría origen a un período de enriquecimiento, cultura y arte en la antigua ciudad de Lagash; Ur Nammu, que pasaría a la Historia por ser el reconstructor de los templos arrumbados por sus enemigos los Guti. Bajo sus auspicios se reconstruyó la torre escalonada o Zigurat de Ur, se amplió el templo de Enlil en Nippur, y se construyeron nuevos santuarios.

 

Los aguerridos combatientes asirios, una monarquía que comenzó su poder a partir del II milenio a. C, -tras la caída de la III dinastía de Ur-, de feroz idiosincrasia, puesta en práctica a lo largo de sus contiendas o campañas de expansión por Persia y por Egipto: Assurnarispal I, Salmansar II, Sargón II, Senaquerib, Asharadon, Asurbanipal, fueron artífices de grandes complejos inmobiliarios, tanto palaciegos como religiosos: Assur, Kalakh, Dur Sarrukin (Jorsabad), Nínive, etc, Todos ellos, marcarían unas novedosas e impactantes tipologías arquitectónicas y escultóricas que se expandirían por todo el Oriente Próximo.

Inscripción en la zona central en Cuneiforme (A NINGIRSU/HEROE VALIENTE/DE ENLIL,/SU REY,/GUDEA/ENSI/DE LAGAS,/SU TEMPLO CINCUENTA, AGUILA BRILLANTE2,/LE HA CONSTRUIDO) [Conmemora la edificación de Eninnu] A NINGIRSU /HEROE VALIENTE/DE ENLIL,/SU REY,/GUDEA,/ENSI/DE LAGAS,/SU TEMPLO CINCUENTA,AGUILA/BRILLANTE,/LE HA CONSTRUIDO Datación2150[ac]-2100[ac]

LADRILLO DE LAGASH Inscripción en la zona central en Cuneiforme (A NINGIRSU/HEROE VALIENTE/DE ENLIL,/SU REY,/GUDEA/ENSI/DE LAGAS,/SU TEMPLO CINCUENTA, AGUILA BRILLANTE2,/LE HA CONSTRUIDO) [Conmemora la edificación de Eninnu] A NINGIRSU /HEROE VALIENTE/DE ENLIL,/SU REY,/GUDEA,/ENSI/DE LAGAS,/SU TEMPLO CINCUENTA,AGUILA/BRILLANTE,/LE HA CONSTRUIDO
Datación2150[ac]-2100[ac]

Sin embargo, el apasionamiento al que hacíamos mención al principio de estas líneas, se ha visto rápidamente quebrado cuando comprobamos como todos estas referencias espaciales, personales y artísticas, esencia del patrimonio cultural de grandes Imperios: el asirio, babilonio, aqueménida, parto, sasánida y tantos otros como los cananeos, hebreos, arameos, fenicios, frigios, lidios, etc., han sido saqueados, ultrajados y violados desde siempre, y con particular inquina desde la invasión de Irak en el año 2003 hasta la actualidad.

Todos hemos sido testigos, -sin quererlo-, desde el año 2014, de imágenes televisadas en las que se podía ver como la organización terrorista Estado Islámico, destrozaba mezquitas, santuarios, iglesias, espacios arqueológicos, museos y monumentos: bienes patrimoniales que han configurado desde la antigüedad el patrimonio cultural y artístico de Irak y Siria. Prueba de ello, son los vídeos publicados por ISIS en el 2015, mostrando la destrucción con un martillo neumático de los proteccionistas lamassu de la Puerta de Nergal, de las esculturas originales del Museo Arqueológico de Mosul, o de la voladura de la antigua ciudad asiria de Nimrud (Kalakh), y por ende, el palacio de Assurnasirpal II.

Orante sumerio PiedraMesopotamia (Irak)Dinástico Primitivo III (2500 a.C.)

Orante sumerio
PiedraMesopotamia (Irak)Dinástico Primitivo III (2500 a.C.)

En fin, a pesar de los malos tiempos que corren para dicha heredad histórica-artística, demos gracias, que una gran parte de la misma está custodiada y repartida por los Museos Europeos más emblemáticos: British de Londres, Museo del Louvre de París, Museo de Próximo Oriente en Museo de Pérgamo, Berlín, Metropolitan de Nueva York (Estados Unidos) y de condición más modesta en nuestro Museo Arqueológico de Madrid.

Al que acudimos el jueves pasado, con los alumnos de Primer curso de los Grados de Historia del Arte e Historia. La propuesta era visitar las colecciones de Oriente Próximo Antiguo y Egipto.

En estas líneas, nos centraremos en el recorrido que hicimos por los bienes de Oriente Próximo Antiguo. Vestigios desde las culturas del Periodo Obeid (4.500-3.000 a.C), pasando por la deliciosa imagen de un orante sumerio realizado en piedra. 2.500 a.C, procedente de Tell Ashmar. A una cabeza de Gudea en diorita negra del 2. 144-2.124 a.C. Maquetas de la ciudad de Persépolis, capital del Imperio Persa durante el período aqueménida de Darío I el Grande (522-486 a.C) (complejo palatino más grande de la época), y donde por fin, nos pudimos hacer una idea más clara, de las trazas de la ciudad. Aunque, a decir verdad, la maqueta responde a una Pérsepolis de los siglos XVII y XVIII, en las que el paso del tiempo había hecho mella, por otra parte, ruinas que tanto atrajeron al orientalista y viajero Adolfo Rivadeneyra en 1874, al que tanto le debe el MAN.

Disfrutamos de los vestigios de la Necrópolis de Luristán, (ubicada en el centro de los montes Zagros), cultura que se destacaría por sus trabajos en bronce: arreos de caballos, dagas, vasijas, alfileres. Cerámica iraní de llamativas decoraciones grisáceas y pardas, de picos largos rematados con aves y caballos, procedentes de Tepe Hissar. Ladrillos sumerios con inscripciones del Gudea Lagash, conos de arcilla, figuras de animales, Maquetas del Templo de Tel Uqair, y cómo no podía faltar, una reconstrucción, en este caso de un zigurat, o torres sagradas escalonadas rematadas en capilla que a partir del III milenio se erigían junto a los templos. Idolillos oculados, y cerámicas del V milenio a. C.

En definitiva, la colección de Oriente Próximo Antiguo del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, les da a nuestros alumnos la oportunidad de conocer y disfrutar de un número -aunque no muy abundante-, de piezas fechadas desde la Prehistoria hasta época romana procedentes de casi todas estas culturas, a las que hemos hecho alusión, y que habitaron Mesopotamia y Persia. Y fundamentalmente, por eso nos gusta tanto ir, un potente componente de concienciación para la salvaguarda, protección y conservación de los bienes patrimoniales.

Esperemos que en un futuro, nuestros estudiantes tengan alguna responsabilidad sobre la sostenibilidad del Patrimonio Cultural. Nuestra intención con estas salidas al Museo Arqueológico, no es otra que la de inculcarles desde los primeros cursos, el valor universal de dicho patrimonio desde todos los ángulos: histórico, estético, etnológico, antropológico y artístico, de las antiguas civilizaciones, de las que siempre podemos aprender.

 

Prof. Dra. María Jesús Aparicio

Profesora de Historia del Arte en la Universidad CEU San Pablo

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


× 3 = seis

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: