Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Redescubriendo a Fortuny

cesar moraComo si de un polímata del Renacimiento se tratase, Fortuny trabajará de manera excepcional casi todas las técnicas pictóricas que se conocían en su tiempo

 

 

El Museo del prado ha dedicado una magnífica exposición al pintor Mariano Fortuny (1838-1874). Como señalan los organizadores,

Como en otras exposiciones monográficas que ha realizado el Prado, se presenta una revisión de la mejor aportación del pintor. Mariano Fortuny, el artista español que tuvo una mayor presencia internacional en el último tercio del siglo XIX, fue un verdadero renovador en todas las parcelas del arte que cultivó. En la pintura al óleo, su técnica precisa, colorista y brillante le permitió una nueva aproximación al natural, especialmente en la captación de la luz. En ello influyó su dominio de la acuarela, que le consagró como el gran impulsor de esta técnica en su tiempo.” (Fuente: página web del Museo del Prado).

En conexión con la exposición, se ha desarrollado un ciclo de conferencias e torno a  la vida y obra del pintor. Varios de nuestros estudiantes han acudido, y uno de ellos, César Mora del Río, nos cuenta en esta entrada sus impresiones del curso y de la exposición.

fortuny retrato

Resultó sumamente enriquecedor el ciclo de conferencias de Fortuny.

Y es que, siendo el pintor catalán un personaje poco conocido por el público general, si nos acercamos de forma más detallada a su obra, podremos detenernos en su increíble capacidad técnica, así como la influencia máxima que tendrá en muchos de los pintores europeos y americanos de finales del siglo XIX.

Fortuny beberá de una cantidad ingente de fuentes, ya que pasará la mayor parte de su vida de manera itinerante, saltando de ciudad en ciudad, a medio camino entre África y Europa, buscando siempre nuevos ambientes, culturas, paisajes, etc.

Esto será un factor esencial, que le permitirá plasmar en sus lienzos y acuarelas la luz, el campo y sus gentes de una forma casi única, siendo capaz muchas veces de sintetizar, a partir de manchas, los ambientes su época o anteriores, sin perder por ello ni un ápice de realismo para representar emociones y sentimientos.

Y es que desde su niñez, ya apuntaba a genio, sin tener que envidiar en precocidad a artistas de tanto renombre como Rafael o Miguel Ángel. Contando solo con 13 años, ya realizaba dibujos preparatorios a lápiz y carboncillo de una factura magnífica.

Como si de un polímata del Renacimiento se tratase, Fortuny trabajará de manera excepcional casi todas las técnicas pictóricas que se conocían en su tiempo: Lápiz, carboncillo, acuarela, oleo,… sobre todo tipo de soportes, renovando la forma de aplicarlo, e incluso siendo uno de los iniciadores de la acuarela como genero propio en toda Europa.

Pero no solo su faceta pictórica es destacable, ya que también fue un hombre muy diestro en otras materias, llegando a hacer grabados e incluso atreviéndose con el arduo trabajo de la herrería y la forja.

Su verdadero afán por conocer hasta el detalle más minúsculo de los objetos que luego representaría en sus obras, le llevaría a reunir uno de los más ricos y preciados ateliers de la época, destacando así en el campo del coleccionismo, ya que contaba con un instinto prodigioso para adquirir siempre las piezas más preciosas en los mercados locales de cada lugar que visitaba.

fortuny cofre

Abrirá también el mundo europeo al orientalismo norafricano y japonés, siendo muchos de los objetos que conseguía textiles nipones o bien, arte hispano musulmán, del que se enamoraría sobre todo durante sus estancias en el norte de Marruecos (como diplomático en la guerra hispano marroquí de 1859-60) y en Granada.

Para concluir, su temprana muerte a los 36 años cuando pensaba en volver a España desde su último lugar de residencia, Portici (Nápoles), creará una especie de mito sobre su prolífica figura artística, que marcará la pintura europea y americana hasta la llegada del impresionismo y las vanguardias.

Será además, junto a Sorolla, uno de los últimos pintores españoles que no expresen la decadencia en la que llevaba sumida España con la perdida de territorios ultramarinos desde la década de los años 1820s hasta el 98, intentando buscar, como hará medio siglo después el pintor valenciano, los aspectos positivos del que seguía siendo un  gran país.

FUENTES

https://www.museodelprado.es/actualidad/exposicion/fortuny-1838-1874/8216331b-8024-4d46-8a6a-f6ba89095f02

https://www.museodelprado.es/actualidad/actividad/fortuny-1838-1874/1dd3e78b-295e-4c9b-be9c-92343fbd81b8

https://www.elespanol.com/cultura/arte/20171117/262724343_0.html

 

César Mora del Río estudia 3º de Historia en la universidad CEU San Pablo (Madrid)

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


4 + cinco =

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: