Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Morirte de frío: una reflexión sobre el arte contemproáneo

La verdad es que no sabemos lo que es el arte, pero lo reconocemos cuando lo vemos. La admiración ante la belleza es algo intrínseco a nuestro ADN. 

Cuando observamos una obra de arte, nos gusta comprender el mensaje o los mensajes que transmite. Creo que el arte ha tenido momentos de una muy difícil comprensión por parte del público, pero que aun así ha sido capaz de valorar la dificultad técnica de la obra. Esto sigue ocurriendo, pero considero que en general es algo totalmente minoritario y que pasa desapercibido.

Solo hace falta abrir el catálogo de ARCO Madrid de este año. El arte abarca muchos estilos, corrientes, normas… porque ¿qué es el arte? Respondan ustedes. En cualquier caso, aunque nuestra permisividad a la hora de ver una obra de arte (porque hemos decidido que es una obra de arte) es prácticamente infinita, no puedo parar de pensar que en el fondo no lo es, que simplemente está expuesta y se ha convertido en ello. Ahora es cuando yo, como espectador, me pongo en una situación compleja, pues quizás no esté preparado para ver el resto de obras que me acompañan en la feria.

Ha sido una sorpresa reencontrarme esta semana con Suso Fandiño, un docente de arte bastante escéptico con el arte contemporáneo. Él cree que el arte contemporáneo es deficiente. Lo trata como un sistema donde fallan los cimientos. Y es que los cimientos somos nosotros, el público. No somos capaces de comprender lo que nos están enseñando, porque no hemos aprendido a comprender (en términos generales). ¿Qué ocurre entonces? El artista, al ver que el espectador se aleja de su obra, se acerca a él, a sus círculos de comprensión. Es entonces cuando vemos que cinco de cada seis obras son totalmente comprensibles.

Es esencial que haya comprensión para que haya calidad. Paradójicamente, ha sido el mejor año de ARCO Madrid, y me alegra mucho saberlo. Pero no creo que la solución sea el mensaje fácil-demagógico-destroyer (y me estoy refiriendo al ninot del Rey… que no se vendió). Creo que falta recoger lo que sembramos como mínimo desde el Renacimiento Italiano y saber poner delante el talento, la calidad y el trabajo. Si no, todo se homogeneizará y cada exposición y galería recordará al jardín de El rey burgués de Rubén Darío.

La homogeneización, sin embargo, creo que provocará una ola de revolución artística en aras de la calidad. Si algo está claro es que tenemos los medios y el talento para crear y juzgar lo que nos rodea. La verdad es que no sabemos lo que es el arte, pero lo reconocemos cuando lo vemos. La admiración ante la belleza es algo intrínseco a nuestro ADN. Es, así, un proceso recíproco. Por lo tanto, si tenemos las herramientas, construyamos los cimientos.

 

Alejandro Echevarría Gómez estudia 4º de Humanidades y Periodismo en la Universidad CEU San Pablo

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


siete − = 3

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: