Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

La expresión del puntillismo a través de la pincelada de Paul Signac

Así, las composiciones aparecen con un dominio de orden, claridad y una cuidosa planificación. Además, la pincelada es lo más importante: permite dividir los tonos y recuerda a los mosaicos.

La ruta hasta Gennevilliers Signac

Paul Signac nació en París en 1863 y falleció en 1935. Antes de iniciar el camino de la pintura, siguió unas clases de arquitectura, que abandonó a los 18 años, para dedicarse al arte pictórico. El primer cuadro suyo que conservamos data de 1881. De formación casi autodidacta, frecuentaba exposiciones, galerías y estudiaba las obras de Manet, Monet y de otros impresionistas. En 1882, entra en la Escuela de las Bellas Artes de París. En 1884 conoce a Monet y Seurat. Queda fascinado por la pintura de Seurat, especialmente por su concepción de los colores. La mayor parte de sus pinturas reflejan la costa francesa. En la técnica utilizada sobresale la gran cantidad de pinceladas, en las que destaca el uso de colores vivos, intensos y una pintura un poco pastosa. Calificaba el estilo puntillista como “el de los colores del prisma”. Las formas se conciben como una geometría de masas donde se subraya la luz y el color. Así, las composiciones aparecen con un dominio de orden, claridad y una cuidosa planificación. Además, la pincelada es lo más importante: permite dividir los tonos y recuerda a los mosaicos.

puerto de saint tropez signac-red

Aunque sus obras suelen ser espontáneas, realizó algunas composiciones más estudiadas como La Route de Gennevilliers (1883). Navegó en las costas de Europa pintando los paisajes, sobre todo de Francia. Al final de su vida, realizó pinturas urbanas francesas.

En 1892, se casó con Berthe Robles. Adquirió en 1897 una casa en Saint-Tropez llamada “La Hune” donde tenía un gran taller. Pertenece al movimiento neoimpresionista, y desarrolló el puntillismo junto con Seurat. Signac escribió muchas obras de teoría del arte. La más importante es De Eugène Delacroix al Neo-Impresionismo (1899).

La obra El puerto de la Rochelle, realizada en 1915, desapareció del Museo de Bellas Artes de Nancy, el pasado 24 de mayo de 2018. Casi un año después ha reaparecido, en abril de este año, en Kiev, Ucrania. El puerto de la Rochelle había sido cortado. La operación tuvo lugar fuera de las cámaras de seguridad y, según el fiscal que habló sobre el incidente, fue un robo perpetrado por “criminales endurecidos y particularmente bien organizados”.

El lienzo de Paul Signac representa la entrada del puerto de La Rochelle. Formaba parte de un conjunto de 117 obras donadas al museo de Nancy. Su valor se estima en unos  1,5 millones de euros. El artista puntillista, ejecutó esta obra durante el año en que fue nombrado Pintor Oficial de la Marina de Francia. Cuando nos alejamos de la pintura destacan los colores fríos, con un predominio del azul, especialmente en la zona del centro hacia arriba, y de verde en la parte inferior. Cuando nos acercamos descubrimos colores pasteles, rosa, amarillo y muchas pinceladas blancas. Esta obra, con el tema representado, refleja el amor del pintor por la navegación.

 

Marianne Pissondes

Tetsuya Ishida: la generación perdida

Los personajes retratados por el artista son híbridos, una especie de cuerpos-máquinas que muestran la dominación de las tecnologías.

Trabajo, consumo y ocio. Esas tres palabras definen la exposición Autorretrato de otro del artista japonés Tetsuya Ishida, quien a través de pinturas, dibujos y cuadernos nos presenta la alienación del sujeto contemporáneo en el capitalismo avanzado. Los personajes retratados por el artista son híbridos, una especie de cuerpos-máquinas que muestran la dominación de las tecnologías.

A partir de 1991, Japón sufrió una gran crisis financiera e inmobiliaria. Los bancos más importantes comenzaron a quebrar y el país cayó en una gran depresión. En los cuadros de Tetsuya se aprecia ese estancamiento económico, a través de los tonos grises y los rostros idénticos y tristes de los consumidores, trabajadores y estudiantes japoneses.

Supermarket

Supermarket

Durante esta época, la economía japonesa experimentó una reestructuración y adaptación es sus industrias, intensificó la automatización robótica en las fábricas, la fuerza de trabajo se racionalizó mediante métodos industriales, el sector de los servicios desplazó al de las manufacturas, dejando así a miles de trabajadores sin empleo.

El artista formó parte de la denominada “generación perdida”, un grupo de jóvenes sin futuro y atrapados en dos formas de estar en este mundo avanzado e industrializado. Por un lado, están quienes no paran de trabajar y, por otro, quienes se la pasan encerrados en sus habitaciones y con sus ordenadores. Un ejemplo es la pintura Cochinilla durmiendo, que muestra a un joven dentro de una incubadora, alejado de toda interacción con el mundo real.

Cochinilla durmiendo

Las obras muestran la esencia y personalidad del pintor, quien vivió en carne propia esta cruda época. A través de un realismo escéptico, Ishida presenta personajes que se relacionan directamente con la tecnología, máquinas de coser en vez de brazos, hombres pegados a las fotocopiadoras de sus oficinas y así una serie de modificaciones en el cuerpo humano de una generación cansada y abrumada por el exceso de trabajo.

En uno de sus cuadernos de apuntes con fecha 1999 escribió, “Intenté reflejarme a mí mismo -mi fragilidad, mi tristeza, mi ansiedad- como una broma o algo divertido sobre lo que reír. Transformarme en objeto de risa, o de más tristeza. A veces era visto como una parodia o sátira de la gente contemporánea. Me expandí para incluir a los consumidores, especuladores, los trabajadores y los japoneses. Las figuras del cuadro se expandieron hacia gente que puedo sentir”.

La exposición, organizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, se puede contemplar en el Palacio de Velázquez, en el Parque del Retiro. Es la primera vez que esta colección se exhibe fuera de Japón y estará disponible hasta el 8 de septiembre de 2019.

 

Florencia Ortiz Cartes

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: