Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Acto de Graduación 2015-2016: enhorabuena a las nuevas promociones USPCEU

13394034_10154188866785979_340925759362629774_n

Un grupo de graduados de Historia e Historia del Arte 2015-2016 acompañados de algunos de sus profesores. De izda. a dcha: Pablo Gª Sánchez, José Luis Orella, Javier Ibáñez, Emilio Poveda, María Saavedra, Juan González, Rocío Aldama, Aída Martínez, Hipólito Sanchiz, Concha Escrig, Luis Togores, Mar Gabaldón

 Miremos al futuro y vivamos una vida al servicio de los demás, al servicio de la verdad, del bien y del amor. Vivamos para mirar adelante, para luchar por los que vendrán, para honrar a los que se han ido. Luchemos para que, cuando esto acabe para nosotros, el mundo sea un lugar mejor para todos. Disfrutemos de nuestra Odisea.

(Cristina Sendra Ramos, Graduada en Humanidades

cris y guillermo

Cristina Sendra y Guillermo Fernández hablaron en nombre de sus compañeros de promoción. En primera fila, de espaldas, los estudiantes de la 4ª promoción de Historia e Historia del Arte

Un años más, la Facultad de Humanidades en un emotivo acto entrega las becas y diplomas a todos sus graduados del curso 2015-2016. Y entre ellos, queremos destacar a nuestros estudiantes de Humanidades, Historia e Historia del Arte.

No encuentro mejor manera de rendirles homenaje, y de compartir la experiencia de ese día, y de estos cuatro años, que citando el discurso pronunciado por Cris Sendra, estudiante de Humanidades y periodismo, en representación de sus compañeros. El lector, a medida que vaya viendo las líneas que siguen, estará de acuerdo conmigo en que no hay nada que añadir…

“Hay una ley universal que a todos se nos impone, tarde o temprano: todo tiene un final. La última noche de vacaciones, la última página de un libro, el último día con una persona que has querido y que ya no está a tu lado. Esos días tienen el don de permanecer para siempre en la memoria, y de removernos por dentro. Hoy es uno de esos días para nosotros, se acaba el capítulo y tenemos que pasar página para ver qué nos depara el siguiente. Una profesora de primero nos advirtió de lo rápido que se pasarían estos años, y nos leyó un poema. En ese poema nos enseñaba que, al igual que Ulises en La Odisea, debíamos disfrutar del viaje que finalmente nos llevara a Ítaca, nuestro destino final.
Empezaba así:

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Nuestros caminos se cruzaron hace cuatro años y, por duro que nos pueda parecer ahora, hoy se separan. Espero que aún recuerdes a ese crío nervioso que intentaba hacer amigos en el curso cero, esos amigos que hoy, 4 años después, están aquí sentados a tu lado. Juntos hemos crecido, aprendido, disfrutado y madurado (o al menos esa era la idea).

alumnos 2016
No sabíamos lo que nos esperaba, una senda empedrada con miles de sonrisas y de lágrimas. También de noches terminando el trabajo del día siguiente, de amistades, de discusiones, de murmullos y risas en la biblioteca en épocas de exámenes, quién sabe si de algún amor. Cuando llegamos nos esperaba un viaje increíble, una aventura con malos y buenos tragos, llena de experiencias, que hoy acaba. Pero nuestro viaje continúa enriquecido, porque no nos vamos de aquí con las manos vacías.
En esta universidad nos han dado los medios para construir nuestra futura vida. Y no estoy hablando solo de las asignaturas o los programas de ordenador, sino y sobre todo de los amigos, de las experiencias, de los saberes y de una guía para recorrer el camino de la vida. La Universidad nos ha enseñado algo que debe ser primordial en nuestra vida: la importancia de la búsqueda de la verdad. Como decía Antonio Machado: “Tu verdad no; la verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela.”
Si alguna vez habéis leído un libro policiaco seréis conscientes de lo difícil que se vuelve esclarecer qué ha pasado en realidad y determinar los hechos tal y como ocurrieron. Esa enrevesada búsqueda es precisamente a la que nuestras profesiones están llamadas con más fuerza: las humanidades, la historia, el arte, el periodismo, la publicidad, la comunicación audiovisual, el mundo digital y el magisterio tienen como objetivo construir a la persona en todas sus dimensiones, hacerlas grandes y conocedoras de la verdad. Y no manipularlas con mentiras o verdades a medias, supeditadas a presiones o intereses siempre inferiores a la realidad y siempre dañinos. Hablan de que somos el cuarto poder… Y no es mentira. Tanta responsabilidad, que está en nuestras manos, no deja de ser una oportunidad increíble para dedicarnos al servicio y no al abuso de los demás, para ser íntegros y unos excelentes detectives.
También nuestra vida necesita esa búsqueda incansable, encontrar el sentido de nuestra existencia, ese que será el hilo conductor de nuestro libro. En este camino es fundamental el asombro, aquel que nos lleva a admirar la belleza, y el amor. Dostoievski decía que la belleza salvaría al mundo, porque tiene la capacidad de hacernos sentir pequeños en un mundo muy grande, contemplar el deseo de eternidad y agradecer el regalo de la vida. De ella nacen las humanidades, es decir, la historia, el arte, la filosofía y la literatura, que responden al afán humano de encontrar respuestas. “Lo que permanece”, afirmaba Hölderlin, “lo fundan los poetas”.
Estas disciplinas tienen una enorme importancia a la hora de forjar nuestro
pensamiento y de protegernos de las mentiras. Ellas nos muestran que somos algo más que consumidores, que creernos superiores que otros por razas, sexos o categorías sociales es una farsa, que el dinero, o la fama no dan la felicidad como se nos promete.
Un esclavo acompañaba al César cuando este se paseaba triunfante por las avenidas romanas tras la victoria militar, y le susurraba continuamente: Recuerda, César, que eres mortal”. Esta es la misión de los estudios humanísticos: nos recuerdan que somos mortales, que tenemos límites, y que de imprescindibles están los cementerios llenos.
Hoy las Humanidades se intentan eliminar, se cuestiona su valor frente a los estudios científicos y los avances tecnológicos y se las tacha de poco útiles. Pero eliminarlas significa eliminar nuestra procedencia, nuestra esencia. Supone quedarnos a oscuras, sin luz en el camino, sin una guía que evite que nos dejemos encandilar por falacias, repetir los errores del pasado o vernos inmersos en la cultura de la indiferencia y la muerte.
Porque aquella persona que no busca el sentido de la existencia está muerta en vida, aunque tenga una casa enorme, muchos likes en Instagram o viva en la ciudad más tecnológica del planeta. No os dejéis engañar por el relativismo y la dictadura de lo políticamente correcto, sed críticos y apoyad vuestra vida en algo sólido que nadie pueda destruir o manipular. Que vuestra libertad sea lo último que puedan quitaros, y no lo primero.

EStudiantes de Humanidades, Historia e Historia del Arte, escuchando las palabras del Decano

Estudiantes de Humanidades, Historia e Historia del Arte, escuchando las palabras del Decano

No seáis mediocres, mantened los ojos abiertos. Chesterton decía que “la mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta”. No deis las cosas por supuestas, es indudable que estos cuatro años que hemos pasado juntos han sido un regalo, igual que la compañía que aquí nos contempla. Nuestros padres, hermanos, abuelos, parejas y amigos nos observan expectantes, tan emocionados como nosotros, tras haber luchado y triunfado. A vosotros os debemos el estar hoy aquí, sonrientes y con la piel de gallina, porque habéis soportado nuestros peores momentos y nos habéis acompañado y aplaudido en los mejores. Espero que lo sigáis haciendo.
Entre nosotros están nuestros profesores, maestros de vida, aquellos que se han
esmerado, con todo su empeño, dedicación y ganas en formarnos, no sólo como
profesionales, sino como personas. Vuestra cercanía, experiencias, sabiduría, paciencia o incluso enfados, nos han hecho crecer y aprender. Ya formáis parte de nosotros, os guardamos en el corazón y os estaremos siempre agradecidos por vuestro legado.
Hoy continúa nuestro camino, abrimos un nuevo capítulo. Sé que el futuro da miedo, que el fracaso aterra. Seguiremos luchando contra gigantes, contra molinos. Tendremos momentos en los que lo pasaremos mal, en los que cuestionarán nuestro valor. Pero también tendremos muchos otros en los que disfrutaremos como nadie de las profesiones que hemos elegido. Cada día nos levantaremos y sabremos que no estamos solos. Siempre nos acompañará una llamita, una luz cálida; una sonrisa que resume cuatro años muy cortos, cuatro años juntos que nos han unido y que me permiten decir que ya no somos compañeros, sino hermanos.
El protagonista de Gladiator decía que aquello que se hace en la vida tiene su eco en la eternidad. El día que llegue el ocaso de nuestra existencia, cada uno de nosotros tendrá un Coliseo lleno de gente, de todas aquellas personas a las que hemos llegado a través de nuestros escritos, vídeos, carteles o clases magistrales. De todas aquellas personas a las que hemos ayudado, o no, en su búsqueda de la verdad. Trabajad lo máximo, dad lo mejor de vosotros mismos para que ese día todos ellos os aplaudan de pie.
Miremos al futuro y vivamos una vida al servicio de los demás, al servicio de la verdad, del bien y del amor. Vivamos para mirar adelante, para luchar por los que vendrán, para honrar a los que se han ido. Luchemos para que, cuando esto acabe para nosotros, el mundo sea un lugar mejor para todos. Disfrutemos de nuestra Odisea. Las piedras en el camino nos ayudarán a conocernos a nosotros mismos, a comprobar nuestra fortaleza; y nos harán alzar nuestra mirada al cielo. El viaje estará lleno de sirenas, de cíclopes y de lestrigones, pero si os apoyáis firmemente en aquellos que os quieren, si os mantenéis íntegros, venga la tormenta que venga, vuestro barco jamás se hundirá. Al final siempre espera Ítaca.
Muchas gracias.”

Entrega de Premios del I Concurso de Historia para estudiantes de Bachillerato

El pasado lunes 30 de mayo se celebró en la Sala de Juntas del Rectorado de la Universidad CEU San Pablo, la entrega de Premios y Diplomas del Concurso de iniciación a la investigación de Historia, organizado por la USP CEU y el  Colegio de Doctores y Licenciados de Madrid.

premiados

Los estudiantes ganadores recogen sus diplomas en presencia del Rector de la Universidad CEU San Pablo y el Presidente del Colegio de Doctores y Licenciados

maribel

LA Vicerrectora de la Universidad CEU San Pablo lee el acta con los datos de los trabajos premiados

profesora

La profesora Helena Carretro Sánchez recoge su Diploma como tutora del trabajo premiado

Parecía razonable dudar del éxito de esta iniciativa, una apuesta por el impulso de las Humanidades, entre estudiantes de Bachillerato. Y hemos comprobado, una vez más, que los estudios humanísticos (de Historia en este caso), siguen siendo apasionantes para muchos Esta afirmación viene avalada por el número de trabajos recibidos, y por la elevada calidad de los mismos.

Copiamos la nota de Prensa emitida por el CDL, al tiempo que felicitamos a los estudiantes, profesores y colegios premiados:

Entregados los premios a la Investigación Histórica para alumnos de  Bachillerato

Los alumnos y profesores premiados en  I Concurso de Historia para alumnos de Bachillerato, organizado por el Colegio de Historiadores de Madrid y la Universidad CEU-San Pablo, recibieron sus galardones en un acto presidido por el rector Antonio Calvo.

Madrid 31 de mayo de 2016-. Las relaciones hispano chinas en tiempos de Cervantes,  la sublevación de 1987 en Arahal, la historia del cristianismo a través del cine y la vida de Francisca de la Gándara, virreina de la Nueva España, han sido  los temas premiados en el primer I Concurso de Historia dirigido a jóvenes estudiantes de Bachillerato. El primer premio y las tres menciones concedidas reconocen el esfuerzo de profesores y alumnos por el estudio y la investigación histórica en nuestras aulas.

Todos ellos buscan, tal y como ha señalado el rector del CEU-San Pablo, “reconocer la excelencia”.

En  este primer  concurso han participado institutos  y colegios de toda España con trabajos de alta calidad. Roberto Salmerón, decano del Colegio y Presidente del jurado, ha destacado “lo difícil que ha sido elegir a los ganadores dada la calidad, la originalidad e incluso buena redacción  de todos los trabajos presentados” y ha agradecido a los profesores de Historia  y a sus centros   “el estímulo que han trasmitido  a sus alumnos para que se acerquen a la esta disciplina a través de una primera  investigación”. También quiso resaltar la diversidad y originalidad de todos los trabajos : “Se han presentado temas muy originales y bien redactados, algunos  enlazan magistralmente el pasado con la actualidad y demuestran, una vez más, que hay que  potenciar esta asignatura en nuestras aulas,  tan necesaria para la formación integral de los alumnos”.

 

Gabinete de prensa

Aurora Campuzano

Tel. 91 447 14 00 y 671082661

 

 

I PREMIO DE HISTORIA PARA ALUMNOS DE BACHILLERATO

FALLO DEL JURADO

 

El jurado, presidido por el decano del Colegio Profesional de Historiadores, Roberto Salmerón, ha estado formado por cinco profesores de Historia pertenecientes a la Junta de Gobierno del Colegio y a la Universidad. En su reunión del día 24 de mayo,  decidió otorgar el siguiente  Premio y Menciones:

 

Primer premio, dotado con 1.000 €, al trabajo:

                TÍTULO: LAS RELACIONES HISPANO-CHINA EN TIEMPOS DE CERVANTES

                PSEUDÓNIMO: YUAN CHAN HE.

                AUTORES:     José Carlos Chavero Yacobis; Ángela Velázquez Escobar; Juan José Campos Augusto y Ana Bernal Escobar.

Profesora orientadora: Dra. Helena Carretero Suárez.

                Centro donde estudian:           Instituto de Educación Secundaria Ilipa Magna, de Alcalá del Río. Sevilla.

 

Mención especial a los siguientes trabajos:

                TÍTULO: LA SUBLEVACIÓN DE 1857 EN ARAHAL (SEVILLA).

                PSEUDÓNIMO: Aprendices del pasado.

                AUTORES:     Guillermo D. Arcenegui Romero; Natalia Bascón Fernández; Mª Carmen Casado Balbuena; Gracia Jiménez Hurtado; Ángela Montero Lobato; Alejandra del Valle Navarro Lozano; Juan Luis Pérez Montero; Jesús Pérez Vera, Elena Ramírez Pastor; Ana Isabel Rodríguez Diz; Agustín Rubio González; Manuel Torres Rodríguez; Laura Vargas Catalán y Miriam Vega Peralta.

Profesor orientador: D. Joaquín Ramón Pérez Buzón.

Centro donde estudian:       Instituto de Educación Secundaria La Campiña, de Arahal. Sevilla.

               

                TÍTULO: HISTORIA DEL CRISTIANISMO A TRAVÉS DEL CINE. SU PRESENCIA EN UN PUÑADO DE PELÍCULAS.

                PSEUDÓNIMO: Miss Lumière.

                AUTORA:      Alicia Peñarrubía Velarde.

Profesora orientadora: Dª. Marta Villanueva Cristóbal

                Centro donde estudia :Colegio Senara. Madrid.

 

 

                TÍTULO: DOÑA FRANCISCA DE LA GÁNDARA: VIRREINA DE NUEVA ESPAÑA.

                PSEUDÓNIMO: Flora Baker.

                AUTORA:      Teresa Jiménez Ramírez.

Profesor orientador: D. Jorge González Gallo

                Centro donde estudia: Colegio San Juan Bautista (Salesianos Estrecho). Madrid.

 

               

 

 

Más información:

Gabinete de Prensa

Aurora Campuzano

Tel. 91 447 14 00 y 671 08 26 61

In memoriam: Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán

escultura grancapitan

 

“Los huesos de Gonzalo Fernández de Córdoba que, con su gran valor, se apropió el sobrenombre de Gran Capitán, están confiados a esta sepultura hasta que al fin
sean restituidos a la luz perpetua. Su gloria no quedó sepultada con él.”

sepulcro-gran-capitanTal es la traducción del epitafio que cubre la losa sobre la  tumba del Gran Capitán, fallido el 2 de diciembre de 1515, hace hoy 500 años.

España, pródiga en hijos leales a la Patria, a veces madrastra en su incapacidad para reconocerlos. Por este motivo, las palabras que en su día se escribieron para acoger los restos mortales de Gonzalo de Córdoba resultan más adecuadas que cualquier valoración que desde este blog pudiéramos hacer del que fuera un gran soldado, un gran estadista (en gran medida autodidacta en este campo), y sobre todo un gran hombre, en el que destacó la virtud de la lealtad.

El actor Sergio Peris Mencheta interpretó al personaje del Gran Capitán en la popular serie de RTVE "Isabel"

El actor Sergio Peris Mencheta interpretó al personaje del Gran Capitán en la popular serie de RTVE “Isabel”

 José Andrés Ocáriz, ha tenido el acierto de adaptar el libro de Manuel José Quintana, y editarlo para las nuevas generaciones. Tomamos las palabras con que cierra su breve pero jugosa biografía:

“Su muerte apaciguó las sospechas del Rey y acalló la envidia de sus enemigos. Fernando y toda la Corte se vistieron de luto. (…) Se celebraron sus exequias con toda pompa en la iglesia de San Francisco, donde fue depositado antes de pasarle a la de San Jerónimo, donde yace, y doscientas banderas y dos pendones reales que adornaban el túmulo, tomadas por él a los enemigos del Estado, recordaban, a los afligidos concurrentes, la gloria y los servicios del Gran Capitán” (José Andrés Álvaro Ocariz: El Gran Capitán, p. 96)

Esta tarde, 2 de diciembre, en la iglesia de Santa Rita (Madrid), se celebrará una Misa por el V centenario de su fallecimiento, a las 20.00 h., tal como se informa en: http://grancapitangonzalofernandezdecordoba.blogspot.com.es/2015/12/misa-por-el-gran-capitan-en-madrid-v.html

DEP

María Saavedra

 

Un nuevo curso, nuevos retos: siempre en búsqueda

maria-saavedra

Yo os fui maestro de amor; yo he procurado daros el amor de la verdad; no la verdad, que es infinita

 

 

María Saavedra

Mis alumnos saben que hay una frase del escritor José Enrique Rodó, puesta en boca de un personaje figurado, con la que me gusta abrir el curso. Al despedirse de los que han sido sus discípulos, el maestro Gorgias les dice como resumen de su enseñanzas:

“Yo os fui maestro de amor; yo he procurado daros el amor de la verdad; no la verdad, que es infinita. Seguid buscándola y renovándola vosotros, como el pescador que tiende uno y otro día su red, sin mira de agotar al mar su tesoro.”

Comenzamos un nuevo curso en Universidad, ese ayuntamiento de maestros y escolares con voluntad y entendimiento de aprender los saberes, como lo definió Alfonso X el Sabio. Y durante este curso hablaremos de muchos temas vinculados con la Historia y la Historia del Arte. Hablaremos, en definitiva, de Humanismo. Decía san Juan Pablo II que el mundo está necesitado de “expertos en humanidad”. No de coleccionistas de hechos, acopiadores afanosos de fechas, datos y nombres de personajes que no sabemos si verdaderamente acabarán impresos con letras de oro en los grandes libros de Historia.

Como señalaba un estudiante de la segunda promoción de Historia e Historia del Arte, se abre ante estudiantes y profesores un horizonte infinito, aspiramos a lograr la excelencia juntos, siendo, como señalaba hace apenas unos meses en su discurso de graduación Ignacio Bolívar, compañeros en el bien, la belleza y la verdad.

Ha llegado el momento de reiniciar con ilusión un nuevo curso académico. Todavía nostálgicos de los estudiantes recién graduados, que ocupaban las aulas hasta mayo, recibimos llenos de entusiasmo una nueva promoción, y acompañaremos en su crecimiento a los estudiantes que un día (más o menos lejano) decidieron que el CEU fuera el lugar donde aprenderían a buscar y amar esa verdad infinita.

María Saavedra es Coordinadora de los Grados de Historia e Historia del Arte en la Universidad CEU San Pablo

Visita a la Fundición Capa de Madrid

chus “Nosotros escribimos las notas en el pentagrama pero ellos son los intérpretes de la música”.

 

 

María Jesús Aparicio

Es indiscutible la enorme influencia que ha tenido para la cultura occidental; tanto en la lengua, la política, los sistemas educativos, la filosofía, la ciencia, como en nuestro tema, las artes: la cultura helena. En particular, proveyendo el origen de la corriente renacentista que se generó durante los siglos XV y XVI, y que se mantuvo durante los movimientos neoclásicos de los siglos XVIII y XIX en Europa y en América. Resulta curioso comprobar en la actualidad como artistas jóvenes y no tan jóvenes siguen manteniendo y rememorando bien de forma teórica e incluso práctica esa intención clásica y exclusiva de la búsqueda de la belleza como principio filosófico.

Durante este segundo semestre hemos dedicado un tiempo considerable en profundizar dentro la asignatura de Arte Griego: en su escultura. El universo graeci gira en torno al hombre y este se convierte en sistema de medida de todas las cosas. Es por ello, que la escultura sea la manifestación más significativa y un punto de referencia para el conocimiento del mismo.

Desgraciadamente, la mayoría de estas obras han ido desapareciendo con el paso del tiempo. Aunque todavía conservamos ejemplos notables, a los que habría que añadir las reproducciones o copias romanas. En ocasiones como subsidiarias de grandiosas edificaciones de carácter religioso al configurar el interior de sus frontones, metopas y frisos, o como piezas exentas que se ubicaban en el interior de las cellas de dichos templos y santuarios, incluso presidiendo espacio en las ágoras de las polis. Imágenes e imágenes, exentas, en altorrelieves o en bajorrelieves pero que tanto unas como otras nos ofrecen entre otras cosas un reconocimiento -a grandes rasgos-, de su ideal de Belleza, religiosidad e historia.

Zeus de Artemisión. Estilo severo, siglo V a. C. Museo Arqueológico de Atenas.
Realizado con la técnica de la cera perdida.
Históricamente se ha atribuido la representación a el dios Zeus lanzando el rayo, aunque hay otras opiniones que entienden que podría ser Poseidón lanzando el tridente.

Es consecuencia, la iconografía dominante de estas obras consistía en representar en materia multitud de mitos que le posibilitaban al hombre el saber por qué fue creado y para que, historias fantásticas de sus dioses, o la mostración de la valía de sus héroes, de los antepasados míticos, y de las que se podrían traducir acontecimientos de la vida cotidiana, sus ejercicios atléticos en los juegos agonísticos, combates entre guerreros de polis enemigas o referencias de la vida más allá de la muerte. Es decir, hacerles recordar ab origine todos los acontecimientos de los que el hombre ha sido protagonista o testigo in illo tempore.

Para la realización de estas esculturas -en función de las épocas- se utilizaban diferentes materiales como la piedra, el mármol y la terracota. Aunque hay que destacar uno sobre el resto: el bronce y en menor medida el hierro. El bronce era el material predilecto de los escultores más reconocidos, y cómo es lógico se trabajaba con un procedimiento diferente al que se utilizaba para hacer una escultura en piedra con un sistema de punteado a buril y cincel. La técnica de trabajar el bronce que se obtiene de la aleación del estaño y el cobre fue evolucionando en sus diferentes períodos. Las esculturas más antiguas en este material se hacían en un principio con láminas chapadas, martilleadas y soldadas sobre un alma de madera. A partir de la introducción de los vaciados, la manipulación del bronce se fue haciendo más compleja; en particular: el proceso de la cera pérdida. Procedimiento escultórico que era habitual en la Grecia de los siglos VI y V a. C., que permitía obtener figuras “indestructibles”, y dependiendo del tamaño de la pieza, -podría perderse el modelo-, y obtenerse por tanto una obra exclusiva.

Procedimiento plástico que habíamos estudiado en el aula de forma teórica, y a través de algún que otro vídeo, y que aparentemente resultaba un proceso sencillo. La teoría más humilde se resume a grandes rasgos, cuando partimos de una figura modelada en cera de abeja, ésta se cubría con una capa de arcilla y arena, se le sometía a un calentamiento considerable hasta conseguir que la cera del interior de la pieza se derritiera, para posteriormente en el hueco que había dejado esta materia grasa se derramara el bronce fundido…, más o menos. Pues bien, nada más lejos de la realidad.

alumnos Capa

Alumnos de primer curso visitando la Fundición Capa

El pasado 5 de mayo tuvimos la oportunidad de visitar con los alumnos de 1er curso de los Grados de Historia/Historia del arte/Periodismo, la mejor fundición que hay en España: La Fundición Eduardo Capa. Fundada por Eduardo Capa Sacristán en 1959. Y en la actualidad dirigida por Eduardo Capa. Visitamos la nave de Arganda de Rey de 11.000 metros cuadrados donde trabajan 44 personas, artificex que mantienen todos los procedimientos tradicionales combinados con las últimas tecnologías. Capa ha sido pionera por su trabajo en el terreno de la fundición de esculturas de los mejores maestros del panorama español y extranjero, y es un referente en la fundición en bronce, hierro, aceros inoxidables y aluminio. Resultó una experiencia inolvidable para todos nosotros, por lo bien que nos trataron y sobre todo por lo que nos enseñaron, tanto en el aspecto teórico gracias a Joaquín, como en la pura práctica. Tuvimos la gran fortuna de aprender y ver como se realizaban los procesos de la fundición a la cera perdida, tal como se hacía en la Antigüedad, la fundición a la arena, y con sistema cerámico.

ecuestre

Estatua ecuestre de Marco Aurelio. Museos Capitolinos de Roma. Obra restaurada en la Fundición Capa de Madrid.

Ahora somos conscientes de la complejidad –no en vano, el gran Leonardo da Vinci dedicó diez años de su vida a la realización de un gran caballo de bronce con la técnica de la cera perdida que no pudo finalizar, si bien es cierto que quería fundirlo en una única pieza-, tiene el proceso, la habilidad que requieren los artistas, artesanos, y operarios. De las herramientas, máquinas que intervienen para poder pasar un original a copia, todo ello gracias al conocimiento y manejo de la técnica tradicional, tal como la habían desarrollado broncistas como: Polyzalos de Gela, Mirón, Polícleto, Agesandro o Apolodoro de Damasco.

auriga

Auriga de Del fos. Polyzalos de Gela. Estilo Severo. S. V a. C. Museo Arqueológico de Delfos.

Dentro de la Fundición el trabajo en cadena se patentiza a través de la fundición, broncista, soldadura, pulido, mecanizado y patinado, procesos que nos fueron detallando uno a uno, y métodos que no han variado desde los griegos y romanos porque se ha comprobado que resulta ser una técnica perfecta. Pero sin lugar a dudas, la gran experiencia fue presenciar cómo se realizaba una “colada”, en la que el bronce alcanzó una temperatura de más de 1.200 grados centígrados.

Ahora sí, podemos decir, que hemos completado nuestro conocimiento del Arte griego y en particular de su escultura.

María Jesús Aparicio es Profesora de Historia del Arte en la Universidad CEU San Pablo

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: