Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

A vueltas con la ¿utilidad? de las Humanidades

Circula por las redes un artículo aparecido en El Independiente que firma Marta García Aller, y que lleva el provocativo título: “La venganza de los letrasados”.

robot

Por si alguien todavía no lo ha leído, inserto el enlace. Merece la pena dedicarle 3 minutos. Me remito, para convencer al todavía reticente, a citar algunas de sus afirmaciones:

“La creatividad está cada vez más demandada en las empresas”, coincide Francisco Ruiz Antón, Director de Políticas Públicas y Relaciones Institucionales Google España. “Damos cada vez más importancia a la forma en que razona la persona en la resolución de problemas, porque la técnica es cuestión de tiempo aprenderla, pero hay habilidades que son innatas o cuesta mucho más adquirirlas”.

“Tampoco el Ministerio de Educación parece al tanto de la tendencia. Las últimas reformas educativas han devaluado las Humanidades arrinconándolas en el plan de estudios”.

Un estudio de 2017 realizado por David J. Deming, profesor asociado de Educación y Economía en Harvard, descubrió que los empleos que requieren tanto las soft skills(habilidades blandas) como las competencias en comunicación, el liderazgo o de pensamiento crítico, han tenido el mayor crecimiento en empleo y remuneración en las últimas tres décadas en Estados Unidos.”

“Para seleccionar un candidato, las empresas consultadas coinciden en buscar gente con inquietudes que sepa interpretar el mundo y entenderse con gente de áreas muy diferentes.”

 

Engancha, ¿verdad?

Pues si leen el artículo completo verán por qué el estudio riguroso de las Humanidades aporta cualidades y habilidades más que necesarias en esta sociedad mutante…

https://www.elindependiente.com/economia/2017/11/19/la-venganza-de-los-letrasados/

100 años de la Revolución Rusa

Con motivo del centenario de la Revolución, el Instituto CEU de Estudios Históricos, en colaboración con otras entidades, como el Real Instituto Elcano, organiza un congreso internacional, que cuenta con la presidencia del honor del Exmo. Yuri P. Korchagin, embajador de la Federación Rusa en España.

Cartel 100 años Revolucion Rusa

El Congreso se celebrará los días 9 y 10 de octubre en la sede de la Universidad CEU San Pablo

Dirigido por los doctores Ricardo Martín de la Guardia (Universidad de Valladolid) y Luis Togores (Universidad CEU San Pablo), contará con un excepcional panel de expertos ponentes y comunicadores.

tripticoruso

tripticoruso2

 

Lugar: Salón de Actos de la FAcultad de Económicas y Ciencias Empresariales. Universidad CEU San Pablo. C/ Julián Romea, 23 (Madrid)

Fechas: 9 y 10 de octubre

LA REFORMA DE LA PLAZA DEL CAMPIDOGLIO POR MIGUEL ÁNGEL

Arrivederci Roma…
good bye… au revoir…

JAVIER IBÁÑEZ HERRERO

Graduado en Historia e Historia del Arte (Promoción 2015-2016) 

La situación a nivel político, económico o religioso es muy complicada durante el periodo artístico conocido como Cinquecento y esto, se ve reflejado en el arte. Este siglo es el siglo de las reformas: la reforma protestante iniciada por Martín Lutero, la correspondiente reforma de la Iglesia Católica que busca mejorar las estructuras, organización y, sobre todo, moralidad de la institución. En el caso de la ciencia, esta deja de ser una sabiduría transmitida a través de las antiguas escrituras y textos, se pasa a buscar la respuesta en la realidad y a entender que esta respuesta es siempre abierta. En la política pasa algo similar, se deja de pensar que el poder viene de Dios y que la jerarquía establecida en la sociedad es inamovible. Este cambio de mentalidad también se ve reflejado en el arte en donde se pasa de mostrar la realidad de manera ordenada y perfecta, a un momento de investigación (tanto en la manera de representar como en el método artístico (nuevos materiales, pigmentos, etc.).La idea de que el Cinquecento es el siglo clásico por excelencia viene de Vasari, en su Le Vite de’ più eccellenti architetti, pittori et scultori italiani. Esta obra fue publicada en 1550, en ella ya aparece nuestro autor, Miguel Ángel, como la cúspide del apogeo de la cultura, el progreso y el espíritu clásico. Para Vasari, todo lo que viene después es la decadencia, el Manierismo, que él considera como un arte que pretende imitar al arte (y no a la naturaleza) por antonomasia representado (según él afirma) por Miguel Ángel.

 

Piazza Campidoglio 2

Michelangelo Buonarrotti, más conocido en castellano como Miguel Ángel, nace Caprese el 6 de marzo de 1475. . Tras la muerte de su madre en 1481, la familia se traslada a Settignano. Aquí, su padre confía la educación del pequeño Buonarrotti a la mujer de un cantero. Su padre quería que, cuando se acabara de formar, le ayudara en el puesto en el que se encontraba. En ese momento, la verdadera pasión de Miguel Ángel era el dibujo. A pesar de todo, su padre decide ignorarla y le pone a estudiar con uno de los humanistas más importantes del momento, Francesco Urbino. Finalmente cederá en 1487, por lo que llevará a su hijo al taller de Doménico y David Ghirlandaio. A pesar de educarse con los Ghirlandaio, la carrera estilística de Miguel Ángel es muy diferente de la sus maestros. Es en este taller donde un jovencísimo Miguel Ángel aprenderá la técnica del buon fresco así como se ejercita en el dibujo.. En estos dibujos toma figuras aisladas que cubre de gruesos ropajes y las coloca de perfil, como si fuese un relieve, son estos dibujos los que muestran amor y pasión por la escultura. A partir de entonces empieza a frecuentar el conocido Jardín de los Medicis, al cuidado de un alumno de Donatello (Bertoldo di Giovanni). Es en este lugar donde Miguel Ángel realiza su aprendizaje como escultor entre 1490 y 1492. Además conoce también a uno de los personajes más importantes de Florencia, Lorenzo el Magnífico. Es aquí donde realiza dos de sus primeras obras escultóricas: La Virgen de la escalera y La Batalla de los centauros. Ante la grave situación que tiene lugar en Florencia a partir de septiembre de 1494, el joven Miguel Ángel de 20 años huye de la ciudad y se refugia en Venecia. La estancia en esta ciudad del joven Miguel Ángel es muy desconocida, no conocemos donde residió, ni a quien vio allí, pero si sabemos que su estancia en la ciudad de la laguna fue breve. Miguel Ángel regresará a Florencia, donde pasará un tiempo (de noviembre de 1495 a junio de 1496), hasta que le llegue la posibilidad de ir a Roma. Es en esta ciudad donde realiza dos de sus obras maestras: Baco ebrio y La Piedad. Cuando es nombrado Papa Julio II, Miguel Ángel está en Florencia. El Papa le hará llamar para que realice su mausoleo. El proyecto de la tumba de Julio II se deja de lado para la realización de una de las obras del arte occidental, las pinturas de la bóveda de la Capilla Sixtina. Los últimos años de la vida de Miguel Ángel están caracterizados por un continuo pensamiento en la muerte. Esto se ve claramente reflejado en sus obras y en sus escritos. Miguel Ángel morirá finalmente en Roma el 18 de febrero de 1564 a los 89 años de edad.

Pero la obra de Miguel Ángel no será únicamente pictórica y escultórica, sino también arquitectónica. Será durante su segunda estancia en Roma cuando realizará la reforma de La Piazza del Campidoglio. La Piazza de Campidoglio se encuentra situada sobre la Colina Capitolina (en latín, Capitolinus Mons) que inicialmente era conocida como monte Saturno, la principal divinidad romana. En la etapa etrusca encontramos en este monte un templo dedicado a la triada capitolina (Júpiter, Saturno y Minerva) y justo en la depresión central es donde la tradición situaba el primer asentamiento y refugio de Rómulo. Por último, entre otros templos y construcciones, destaca la presencia del Tabularium, el lugar donde se guardaban los archivos de la ciudad. Todo este conjunto se encontraba amurallado, formando así una pequeña ciudad que en muchas ocasiones sirvió de refugio ante las invasiones de otros pueblos cercanos. En los comienzos de la Edad Media se construye en esta colina una iglesia, conocida como la Iglesia de Santa María de Ara Coeli. El carácter sagrado de esta zona de Roma se irá perdiendo, pasando a acoger las nuevas instituciones de gobierno de la ciudad. Será en 1144 cuando se instale aquí el nuevo senado de la ciudad. Posteriormente la colina se hallará bajo la completa dominación del papado, siendo en algunos casos una zona de resistencia de los ciudadanos. El proyecto de Miguel Ángel no solo incluía una mejora de la plaza en sí, sino también de todos estos edificios que se encontraban en ella. Miguel Ángel, por tanto, realizó una mejora de las fachadas de los palazos Senatore y Conservatori, pero conservando su actual emplazamiento. A su vez decidió realizar un duplicado del nuevo Palazzo dei Conseravtori  en el lado norte, por lo que se disminuyó el tamaño de la plaza y, además, se eliminó de la vista la Iglesia de Santa María in Aracoeli. De esta manera, Miguel Ángel eliminaba el carácter sacro de la plaza por un carácter únicamente administrativo y gubernamental.

CAMPIDOGLIO1

 

El proyecto de Miguel Ángel fue realizado por el francés, Etienne Dupérac refleja en uno de sus grabados. Las actuales discrepancias respecto del grabado de Dupérac se deban a que tras la muerte de Miguel Ángel en 1564, quedó a juicio de los sucesores el terminar lo que el maestro florentino había terminado. En general la plaza destaca por la presencia en los edificios del orden colosal. Esto permite solucionar uno de los problemas que más había preocupado a los arquitectos renacentistas desde Alberti, como aunar el antiguo sistema de cornisas, columnas o pilastras, con la nueva división en cuerpos del palacio moderno. Esta es, sin duda, la principal característica de la reforma que realizó para La Piazza de Campidoglio. También destaca por la eliminación del sentido religioso que tenía al construir un tercer palacio que aísla la iglesia de las construcciones administrativas y gubernamentales. Es por ello por lo que podemos considerar a Miguel Ángel una figura de paso que sienta las bases, de la arquitectura del barroco gracias a su resolución del problema de Alberti que aplica en la Piazza del Campidoglio.

José María Pemán y la Semana Santa

2017-04-15-19-43-14-653208054

Pocos como Pemán entre los escritores contemporáneos han “cantado” a la Pasión. En esta entrada le damos la palabra para que sea él quien cierre estos días de la Semana Santa.

Se dice en un viejo cuento

que, al rendir el Salvador

su dulce frente al dolor

de su amargo sufrimiento,

como se rinde una flor

que troncha al pasar el viento;

cantando a la cruz llegaron

unas cuantas golondrinas,

y dulcemente arrancaron

las zarzas y las espinas

que los sayones clavaron

sobre las sienes divinas…

Y al ver hoy estas edades

llenas de vanas torpezas,

y de míseras ruindades

y mentirosas grandezas,

pregunto yo, con dolor,

si el mundo falso y traidor,

al irse las golondrinas,

no ha vuelto a llenar de espinas

la frente del Salvador…

De espinas, sí, de rencores;

de ingratos apartamientos,

de hipócritas fingimientos;

de mentirosos amores;

espinas, más engañosas

porque se ocultan en rosas

de mil fingidas virtudes;

espinas de ingratitudes

que son las más dolorosas…

¡Que no hay puñal que taladre

con tanta fuerza y dolor

como la espina que a un padre

le clava un hijo traidor…!

Así el mundo pecador

hiere las sienes divinas

del Divino Redentor…

¿Y no habrá ya golondrinas

para arrancar las espinas

de la frente del Señor?

Sí: en esta Casa han oído

unas almas tus querellas;

esta Casa que ha seguido,

como una esclava, tus huellas,

quiere, Señor, ser un nido

de golondrinas de aquellas…

Mientras el mundo, burlando

vaya en tu frente clavando

sus zarzas y sus espinas

¡nosotras, tus golondrinas,

te las iremos quitando!

Tendrás por cada escondido

puñal que tu pecho clava,

un pecho de pena herido;

un amor por cada olvido;

por cada ingrato una esclava;

por cada abandono un nido;

un bien por cada dolor;

por cada infiel pecador

un alma buena y cristiana;

y una lágrima de amor

por cada risa mundana.

Y así, cada golondrina,

tus heridas al curar,

sabrá, Señor, despertar

en tu alma grande y divina,

tanto amor… ¡que aun va a sobrar

amor para perdonar

al que te clave la espina!

Carlos III y la historia de América: El Archivo de Indias

  Conformándome con las   sabias intenciones del Rey N.S. me propuse escrivir una Historia digna de este nombre; de la luz de estos tiempos…

(Juan Bautista Muñoz)

foto saavedra

 

 

 

 

María Saavedra

Acabamos de terminar el centenario de Carlos III. Como casi siempre, la mayoría de las actividades conmemorativas se han desarrollado en el último trimestre del año.

Las diversas instituciones, apremiadas por la conclusión del año en que TODOS debíamos hablar del monarca reformista por excelencia. “Como si no hubiera un mañana”. Como si la conclusión del año del centenario supusiera la última oportunidad de celebrar eventos en torno a su figura.

Pues bien, rompiendo esa “brecha” del tiempo marcada por las efemérides, quiero dedicar una entrada a una de las obras que a mi juicio tiene más importancia para los historiadores. En realidad se trata de dos realizaciones, ambas vinculadas al conocimiento y difusión de la historia. Carlos III impulsó directamente la creación del Archivo General de las Indias, y el emprendimeinto de la Historia General de las Indias, encargando su elaboración a don Juan Bautista Muñoz.

El valor del documento

Para un ilustrado, el valor del documento, a la hora de conocer el entorno que le rodea, así como lo que le precedió, es único e insustituible. Y si la burocracia española para quienes la sufrieron podía ser desesperante, para nosotros como historiadores, es el mejor legado que han podido hacernos los diferentes ocupantes del trono de España.

Pero a al llegada al trono de Carlos II, la documentación oficial estaba muy dispersa. En concreto, cuando el ministro Gálvez, interesado pro la causa de beatificación de don Juan de Palafo y Mendoza entró en el archivo de Simancas, posiblemente el alma se le cayó a los pies al ver el caos de papeles que allí se custodiaban. Era misión imposible agrupar de manera sistematizada los documentos que pudieran impulsar la causa, parada así desde que empezó, por las maquinaciones de quienes se oponían a la llegada a los altares de quien fuera obispo y virrey en la Nueva España.

archivodeindias.jpg_369272544

Por otra parte, se unía a esta realidad otra de diversa índole, pero que igualmente despertó la inquietud por la búsqueda del documento. España, descubridora, colonizadora y evangelizadora del Nuevo Mundo, veía cómo esa historia tan nuestra era contada por otros, y no precisamente haciendo una apología de lo español. Fundamentalmente de los intelectuales franceses (Reynal) o anglosajones (Robertson) nos llegaba una historia de la acción de España en América nada obsequiosa.

Ante estas dos realidades -la dispersión documental y el relato extranjero y enemigo de nuestra historia, Carlos III da un paso que nunca le agradeceremos lo suficiente.

Por una parte, decide agrupar toda la documentación relativa a las Indias en un solo espacio, para lo que se elige la Casa Lonja de Sevilla, antigua sede de la Casa de la Contratación. Allí llegarán documentos procedentes de Simancas y de la sede gaditana de la Casa de Contratación.

En 1760 y 1763 se habían creado los  puestos de archiveros en el Consejo de Indias y en la Secretaría de Estado y Despacho Universal. El 19 de noviembre de 1781 Real Orden se funda el Archivo para documentos de las Indias, en el que como señaló Francisco de Solano, se implanta una novedosa técnica de catalogación.

archivo_general_indias_sevilla_t4100230.jpg_1306973099

La otra acción que se emprende por impulso del monarca, es la elaboración de una Historia General de las Indias, para lo que se encomienda a Juan Bautista Muñoz hacer acopio de todas las obras escritas por autores españoles que tuvieran como temática la actuación de España en América. Un documento conservado en el Archivo Histórico Nacional nos cuenta mejor que nadie la inspiración de este proyecto y cómo se puso en marcha. Se trata de una carta del propio Muñoz, de la que extraemos algunos párrafos significativos:

“Desde que se halló el nuevo mundo por los reyes Católicos, empezaron a envidiar a España la gloria del descubrimiento. creció  la embidia según se iban acrecentando nuestras colonias i conquistas (…) Aún en este siglo cuando tanto se precian de Filósofos, de no admitir ni proferir nada sin examen, es comunnísimo entre los Extrangeros hablar de nuestros hechos en América sin consultar la razón, copiando sin discernimiento las declaraciones antiguas de hombres ligeros i apasionados…

…Por lo que siguiendo la letra i el espíritu de la real Orden, i conformándome con las sabias intenciones del Rey N.S. me propuse escrivir una Historia digna de este nombre; de la luz de estos tiempos. Un escrito donde se vea la verdad demostrada con documentos ciertos, propuesta con paz, simplicidad i candor, es bien recibido de todos, disipa las nieblas de la pasión e ignorancia, triunfa de la embidia i de la obstinación” (AHN, Diversos-Colecciones, 29, N.17)

La Historia del Nuevo Mundo de Muñoz quedó finalmente reducida a un primer y único tomo, que vio  finalmente la luz en Madrid en 1793 y  abarcaba los hechos acontecidos entre  1492 y 1500, a pesar de que la idea inicial era prolongarlo hasta el reinado de Felipe II.

En cualquier caso, queda constancia del buen hacer de este historiador cuya importante colección de documentos americanistas cuya custodia se reparten hoy la Real Academia de la Historia y la Biblioteca del Palacio Real de Madrid.

María Saavedra Inaraja es Profesora de Historia de América en la Universidad CEU San Pablo

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: