Estudiando historia y arte en Madrid

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudiando historia y arte en Madrid - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Mujeres en la historia: una princesa inca en España

maria-saavedra

 

 

María Saavedra Inaraja. Profesora de Historia. Universidad CEU San Pablo

Recientemente se ha estrenado en una cadena de televisión  española una miniserie de temática histórica y, de nuevo, con mujeres como protagonistas. En este caso, se trata de un grupo de “colonizadoras” del siglo XVI que viajan a América para desposarse con los españoles establecidos allí durante las guerras de conquista.

fotograma

Fotograma de la serie “El corazón del Océano”. Tomado de www.formulatv.com

Algunos medios han ofrecido titulares como “feminismo y épica”, “una mujer enfrentada a prejuicios de la España del siglo XVI”… No me cabe la menor duda de que muchos verán la serie atraídos por estos titulares.

Yo no he visto el capítulo emitido, y por este motivo no voy a habar de ella.  Pero el hecho de que triunfen estas temáticas deja algo claro: la historia, y en concreto el papel de la mujer en la misma, tienen tirón en los medios.

No me gusta hablar de “historia de las mujeres”, y mucho menos de “historia de género”. Pero me parece interesante que se quiera rescatar a la mujer como protagonista de numerosos sucesos históricos. Y esto me lleva a retomar un tema que me interesó hace tiempo, y queiro compartir.
Se trata de una mujer. Del siglo XVI, y en absoluto convencional. Nada menos que la hija que el conquistador del Perú, Francisco Pizarro, tuvo con una mujer de la nobleza incaica y que, habiendo nacido en Perú, terminó sus días en Castilla. Disfruten recordándola.

El encuentro

Cuando en noviembre de 1532 Pizarro se encontró con Atahualpa en la ciudad andina de Cajamarca, el Imperio de los Incas se encontraba convulsionado por una guerra entre los dos hijos del último gran soberano, Huayna Capac. Y entre los regalos que Atahualpa, en su deseo de ganar para su causa a Pizarro, entrega al conquistador, se encuentra una joven de sangre real, hija del anterior soberano, llamada Quispesisa. Fue bautizada con el nombre de Inés Huaylas, y fruto de su unión con Pizarro nacerían dos ilustres mestizos, Francisca y Gonzalo. El niño murió pronto, pero la niña sobrevivió, y tras el asesinato de su padre, en un Perú que se desangraba por las disputas entre los conquistadores, fue enviada a España donde sería tratada como correspondía a una mujer de sangre real.

Llegada a Castilla y matrimonio con su tío

Palacio de la Conquista

Palacio de la Conquista, en Trujillo

Tras su desembarco en la Península, el propio Felipe II le escribía preguntándole dónde quería instalarse a vivir. Pero su tío Hernando, hermano de Francisco, tenía ya pensados planes para la joven de diecisiete años, que contaba con una inmensa fortuna. Así, tras una visita de la ilustre mestiza al castillo de la Mota, donde Hernando cumplía condena por el asesinato de  Diego de Almagro, se celebra el matrimonio de Francisca con su tío, ya cincuentón.

No tenemos noticias de que fuera desdichado este matrimonio, del que nacieron cinco hijos, muriendo todos ellos bastante jóvenes, salvo Francisco, el mayor, que contaría entre su progenie con el II Marqués de la Conquista.

Francisca_pizarro_yupanqui

Cuando Hernando pudo abandonar el Castillo de la Mota, se traslada el matrimonio a Trujillo. Allí mandan construir el Palacio de la Conquista, magnífico exponente de la arquitectura española del siglo XVI. En el soberbio balcón que hoy asoma a la plaza mayor aún se pueden ver las figuras de los padres de Francisca, y del propio matrimonio formado por Francisca y Hernando. La estatua levantada en honor a Francisco Pizarro contempla hoy desde el centro de la Plaza Mayor las construcciones que enriquecieron la villa de Trujillo a la vuelta de tantas expediciones conquistadoras.

La independencia

Doña Francisca enviudó en 1578, con 44 años y, frente a lo que sería habitual, no se recoge en un convento, sino que vuelve a contraer matrimonio, con un hombre mucho más joven que ella, don Pedro Arias Puertocarrero, hijo del Conde de Puñoenrostro. Se trasladaron a  vivir a la Corte, donde el nuevo marido saldaría muchas de sus deudas gracias a la fortuna de su esposa.

La vida de la primera mestiza del Perú se apagó en Madrid el 30 de mayo de 1598, cuando contaba con 63 años de edad. Una vida intensa, en la que no faltaron amores, dolores,  riqueza, guerra, y sobre todo la conciencia de formar parte como protagonista de una nueva etapa de la historia que se iniciaba precisamente cuando los pueblos europeos y americanos se fundían para crear un mundo mestizo.

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: