Estudios de Magisterio

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudios de Magisterio - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Influencia del clima familiar en el desarrollo socioemocional del niño

desarrollo-psicologico-social-ninoQuizá no seamos suficientemente conscientes de la gran influencia que tiene sobre el desarrollo de los niños el clima creado en el propio seno familiar. Este clima surge a partir de las interacciones entre sus miembros que deberían estar basadas fundamentalmente en la confianza, la libertad y la responsabilidad.

Los padres debieran ser garantes de proporcionar y fomentar un ambiente cálido, acogedor, apetecible y estimulante a la vez, donde los hijos se sientan seguros y donde queden establecidas sin confusiones las pautas de conducta, sin imposición pero con determinación.
Debemos dar cabida pronto a la autonomía de los niños, al desarrollo de la iniciativa, de la creatividad, favorecer su pequeño espacio personal que irá creciendo en la medida que su personalidad se afiance. Pero todo ello no será posible en un ambiente hostil, poco seguro o desapacible. Solo desde la seguridad, el sosiego y el cariño podrá mostrarse el niño con naturalidad ante los demás, sin complejos u otras dificultades conductuales sobrevenidas por problemas de índole doméstico.
Nuestros hijos no piden lo que necesitan, piden lo que quieren tener. Quieren un móvil, quieren el último videojuego, quieren llegar más tarde a casa; pero necesitan sentirse queridos, necesitan sentirse reconocidos, necesitan que su opinión sea escuchada, y necesitan apoyo y a veces ánimo…eso no lo pedirán, pero debemos dárselo. Y de nuevo será posible solo desde un clima emocional adecuado que favorezca la autoestima, en el que prime el respeto, la confianza. Una sonrisa es un bálsamo, unas palabras de reconocimiento pueden suponer la diferencia entre un niño triste y uno feliz.
Un clima familiar cargado de sarcasmo, irritabilidad, cólera, gritos, amenazas, castigos desproporcionados, recaerá como una losa sobre los hijos y su desarrollo socioemocional se verá inevitablemente afectado.
Y será únicamente en un clima familiar favorecedor desde donde los niños podrán aceptar con naturalidad las reglas establecidas de conducta, podrán ser estimulados para realizar esfuerzos, podrán soportar de manera natural las adversidades y podrán adquirir con determinación las habilidades necesarias para enfrentarse a la vida.
Sin duda, el comportamiento del niño en sus relaciones con los demás, sus reacciones ante diferentes estímulos, su comportamiento y sus emociones están condicionadas por lo que vive en casa. Esta experiencia diaria supone para él un estímulo emocional muy potente que inevitablemente impregnará toda su conducta. Esta realidad diaria puede suponer un activo muy valioso para su desarrollo o, por el contrario, una auténtica carga emocional que el niño arrastrará en su día a día.
En ese complejo puzle que es el ser humano cada pieza que nos completa tiene un porqué, una razón que la coloca en su lugar para ser como somos. ¿Cuánto hay en nosotros que deriva de lo que vivimos en nuestra familia, en nuestra casa cuando fuimos niños? ¿Puede un padre o una madre asegurar que no es responsable en absoluto de las actuaciones, pensamientos, costumbres o conductas de sus hijos?
Ser padre es una hermosa aventura, pero implica la obligación de intentar hacerlo bien. Es posible que el desarrollo socioemocional y personal de nuestros hijos tenga mucho que ver con nuestra forma de ser padres. Todo un reto cargado de responsabilidad.

Amelia Barrientos Fernández

Profesora de Fundamentos Didácticos
y Organización Escolar
Grado de Educación Infantil y Primaria
Universidad CEU San Pablo

Categoría: General

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


− seis = 2