Estudios de Magisterio

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudios de Magisterio - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

El clima de aula como factor fundamental en los procesos de aprendizaje

school_children_teacher_lesson_waterUn adecuado clima escolar repercute muy positivamente en todos los aspectos relacionados con la escuela, el profesorado y por encima de todo del alumnado.

Tal y como nos indican las autoras McCombs y Whisles (1997), el aprendizaje se produce mejor en un entorno positivo, en donde se establecen relaciones interpersonales positivas y se den unas condiciones de comodidad y orden; un contexto en el que el alumno se sienta apreciado, reconocido, respetado y validado.

El sistema educativo actual y la sociedad en general se enfrentan al enorme reto de mejorar el clima escolar en las aulas.

Es de resaltar que el tratamiento de los contenidos socio-emocionales se contemplan  de forma generalizada y con carácter transversal en los planes de estudios de los futuros maestros de los Grados de Educación Infantil y Primaria, por lo que queda clara la precariedad y falta de consideración de este tema en el sistema educativo actual desde el comienzo del primer eslabón de la cadena.

Los procesos por los que la creación de un buen clima relacional en el aula influye en el aprendizaje se han relacionado con distintos factores. Sin duda, este tipo de clima escolar contribuye al afianzamiento de la autoestima y la seguridad en sí mismos en la medida en que se les transmite aliento ante las tareas complejas, se valoran y aprecian sus logros y se les ayuda a entender sus fracasos como nuevas oportunidades de aprendizaje.

En este sentido Martin (2003) y Mariñoso (2005) ensalzan el papel del profesorado como el verdadero protagonista en generar un buen clima de aula relajado y con buen humor consiguiendo que el alumnado también se relaje, entiendan el proceso de enseñanza-aprendizaje en equipo y trabajo colaborativo en consonancia con objetivos comunes planteados.

Así pues, hemos de entender que nos adentramos en el ámbito de los aspectos socioemocionales de los procesos de enseñanza/aprendizaje, en este sentido el aprendizaje es el proceso clave a destacar y el producto final, entre otros,  en la creación de un buen clima relacional en el aula.
Desde la perspectiva  de la Neuroeducación, es decir de la neurociencias cognitivas, a día de hoy, aún no sabemos exactamente cómo aprende el cerebro, eso sí, muchos de sus descubrimientos validan los resultados de los trabajos de investigación en ciencias sociales, aunque podemos constatar que el papel de las emociones negativas en la cognición y en un ambiente caótico de aprendizaje producen tensión y ésta hace que algunas partes del cerebro no funcionen bien; en consecuencia los alumnos no aprenden.

Sabemos que las emociones se encuentran en el centro de los procesos de aprendizaje. Por ejemplo, sabemos que el estrés y el miedo constante afectan el funcionamiento normal de las conexiones neurológicas en el cerebro y dificultan el aprendizaje.  Cuando los alumnos están con estrés y con miedo, se produce una inhibición cortical, que afecta sus procesos de pensamiento superior, y las capacidades ejecutivas de los lóbulos frontales

Los ambientes tensos en las escuelas y en el hogar, atentan contra las capacidades de aprendizaje de los niños. De la misma manera, ambientes sanos, favorecen el equilibrio emocional, y consecuentemente, favorecen el aprendizaje.

Apostemos pues por gestionar un buen ambiente y clima de aula para el desarrollo de un buen aprendizaje.

Candy Filgueira Arias

Categoría: General

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


− ocho = 1