Estudios de Magisterio

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudios de Magisterio - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Aulas Hospitalarias. Entrevista realizada a D. Ángel Mejía Asensio, Maestro del Aula hospitalaria “La Pecera”

Ángel MejíaEntrevista realizada a D. Ángel Mejía Asensio Maestro del Aula hospitalaria “La Pecera” (Equipo de Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria – EAEHD- de Guadalajara)

PREGUNTA: ¿Qué hizo que nacieran las Aulas hospitalarias en los 50 –Orden Hospitalaria de San Juan de Dios-?
RESPUESTA: La situación actual de la Pedagogía Hospitalaria y, por consiguiente, la actuación de los maestros en los hospitales en España se encuentra en un momento ciertamente importante, ya que son pocos los hospitales que hoy en día no cuenten entre sus instalaciones con un Aula Hospitalaria y que no dediquen parte de sus instalaciones y medios económicos a la atención y mejora de estos centros.

Sin embargo, el proceso para llegar a esta situación ha sido largo y complejo. En un principio, las aulas surgieron en ciertos hospitales de una manera espontánea, ante la preocupación de algunos por la atención escolar de los niños que pasaban largas estancias hospitalizados, lejos de su ambiente familiar y con la posibilidad de perder el curso escolar.

Las primeras escuelas dentro de un hospital surgen allá por los años 50 en centros vinculados con la orden hospitalaria de San Juan de Dios, como ocurriera en el Sanatorio Marítimo de Gijón que era llevado por estos hermanos; labor que fue continuada en otro de sus hospitales, en esta ocasión de Madrid, en el Asilo de San Rafael. Unos años más tarde, en torno a 1965, ante la epidemia de poliomelitis que sufría la población infantil española, se plantea la necesidad de ayudar a estos niños no sólo desde el punto de vista médico, sino también desde el escolar y educativo.
Esta iniciativa dio lugar a que se abriesen una serie de aulas en diversos hospitales de la geografía española, en concreto en el hospital de Oviedo, en La Fe de Valencia, en Manresa (Barcelona) también bajo los hermanos de San Juan de Dios y en los madrileños: Niño Jesús, Clínico, Gregorio Marañón y Hospital del Rey, unas Aulas dependientes del Insalud, conocido por entonces como el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, que van abriendo camino en este mundo de la atención escolar hospitalaria. Por ejemplo, en 1966, en el Hospital Niño Jesús, de Madrid, se creaban un total de diez unidades de Educación Especial, de las que sólo quedaban cuatro en 1997. Hay que incidir en un hecho primordial y es que en un principio, estas aulas fueron creadas con la idea de atender la demanda que había por parte de la sociedad por atender a niños con determinadas enfermedades, como la poliomelitis, parálisis cerebral, Síndrome Tóxico, etc. Se pretendía, en esos momentos iniciales, más entretener a los niños que llevar con ellos un seguimiento escolar, según el programa de su colegio de origen.

Esta iniciativa tuvo su continuación, en 1974, a raíz de la apertura del Hospital Nacional de Parapléjicos, en Toledo. En ese momento se puso en marcha una Sección Pedagógica, compuesta de cinco aulas, biblioteca, secretaría y una sala de profesores, con cuatro maestros, de los que hoy en día sólo quedan tres. La misión de esta Sección era atender las necesidades educativas de los niños y adultos ingresados, cubriendo así una demanda cada vez más extendida en la sociedad española. Sin embargo, esta iniciativa no cuajó todavía en el resto de hospitales ni en la administración educativa, que se limitaba a tomar decisiones puntuales para resolver problemas como el famoso caso del “Aceite de colza”.

El 7 de abril de 1982 se publicó la Ley de Integración Social de los Minusválidos para que este derecho se recogiese fielmente en su articulado. A partir de ese momento se inicia una amplia labor legislativa, tanto desde el punto de vista del Ministerio de Educación y Cultura, como desde las diferentes Consejerías de Educación y Sanidad de las respectivas Comunidades Autónomas, una vez que éstas asumieron las competencias en materia educativa y sanitaria, tendente a atender este derecho que todo niño tiene a la educación, incluidos los niños enfermos y hospitalizados y que fueron recogidos en la Carta Europea de los Derechos del Niño Hospitalizado, aprobada por el Parlamento Europeo en 1986. El resultado final fue que el 18 de mayo de 1998 se firmó un convenio entre el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de Sanidad y Consumo y el Instituto Nacional de la Salud, en el que se sentaron las bases y la política compensatoria destinada a resolver la escolarización de los niños convalecientes o ingresados en centros hospitalarios.

En la actualidad, la mayor parte de los centros hospitalarios de España cuentan entre sus dependencias más preciadas con una o varias aulas donde son atendidos los niños y niñas que se ven obligados a pasar un tiempo en el hospital lejos de sus centros escolares de origen. Los años comprendidos en esta atención son los que van de los 3 a los 16 años, aunque en ocasiones puntuales son atendidos niños de otras edades superiores, aquellos que van al Bachillerato. Asimismo, hoy en día se está abriendo camino otra nueva modalidad, dentro de la atención educativa hospitalaria, la recibida en el Hospital de Día Psiquiátrico de algunos hospitales, como el de la “Pradera de San Isidro” de Madrid, donde se atienden a niños y adolescentes que requieren un tratamiento psiquiátrico con carácter continuado y controlado.

PREGUNTA: ¿Qué suponen las Nuevas Tecnologías para vosotros?
RESPUESTA: Son fundamentales para:
• Comunicarnos con los centros.
• Dar respuesta inmediata a las necesidades educativas de un alumno: páginas de cualquier materia y cualquier nivel al que podemos acceder de manera rápida.
• Posibilidad de poner en contacto al alumno con sus propios compañeros de clase.

PREGUNTA: ¿Existe más conciencia de la labor que hacéis en la sociedad?
RESPUESTA: Cada día la sociedad está más concienciada de nuestra labor, porque cada día nos conocen más, ya que son muchos los alumnos que pasan anualmente por cualquiera de nuestras aulas, cada día son mayores los eventos que se realizan a favor de estos alumnos ingresados…

PREGUNTA: ¿Cómo ha sido la evolución de las Aulas hospitalarias desde su surgimiento hasta hoy?
RESPUESTA: El cambio ha sido espectacular y para bien. En casi todos los hospitales de España hay aulas hospitalarias y dentro de estas se han intensificado las aportaciones de todo tipo desde distintos administraciones, organismos, ONG, etc.
Cada día son más las implicaciones de los hospitales y del personal sanitario, apoyando nuestra labor y dándole mayor importancia. Hoy en día, se está trabajando en diversas vías a favor del niño enfermo: musicoterapia, desde el arte… Se está avanzando mucho en algunos hospitales en aspectos relacionados con las nuevas tecnologías, etc. Sin duda, que el cambio ha sido significativo y que debe seguir avanzando.

PREGUNTA: ¿Qué labores reales desempeñan las instituciones públicas en las Aulas Hospitalarias?
REPUESTA: Las educativas: son las que han creado y dotado de personal educativo a estas aulas, las apoyan económicamente y se implican porque haya una buena coordinación entre todas las partes. Diríamos que su labor es más administrativa y de apoyo.
Las sanitarias: ofrecen los espacios en los que desarrollar esta labor dentro de los hospitales y sus profesionales se implican de una manera directa en cada uno de los proyectos que desde el aula se les propone, ya que todo ello va en beneficio del niño enfermo.

PREGUNTA: ¿Cómo os veis en 10 años?
RESPUESTA: Espero que al menos como ahora o incluso mejor. Hay que seguir apoyando a estas aulas, porque, en definitiva, estamos apoyando el derecho a todos a recibir una educación, una enseñanza, sin tener en cuenta la situación personal del niño.

PREGUNTA: ¿Recuerda algún caso con especial cariño?
RESPUESTA: Son muchos los casos, ya que tanto los niños como sus familias te ofrecen lo mejor de ellos cuando están en una situación límite o con graves problemas de salud.

PREGUNTA: Una de las piedras la puso el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, ¿cómo es su situación actual conforme a este servicio?
RESPUESTA: No tengo mucha idea de cómo se encuentra ahora mismo; sí sé que los profesionales de la enseñanza que se mueven en Parapléjicos siguen trabajando y luchando porque estos niños reciban una atención adecuada.

PREGUNTA: ¿Qué os falta por hacer?
RESPUESTA: Sin duda, mucho, siempre se pueden hacer más cosas, aunque las bases ya están puestas en la sociedad y que las administraciones públicas están siempre apoyando (bueno, unas veces más que otras).
Por ejemplo, sería necesario que se volviese a apoyar a nivel nacional la realización de congresos, a que se diese la posibilidad a que la colaboración entre aulas se hiciese más directa y fácil que ahora (en esto se está fallando)…

PREGUNTA: Además de Fundación Telefónica, ¿con qué otras empresas o instituciones trabajáis? ¿Con qué otras querrías hacerlo?
RESPUESTA: Fundación telefónica inició el proceso, pero ya las relaciones con ella van disminuyendo, ya que ahora están inmersos más en Iberoamérica.
Colaboramos con Payasos (Payapeutas en Guadalajara), Correos, Cruz Roja, Antena 3, La Caixa…
Querríamos trabajar cualquiera que apoye este proyecto y se implique a favor del niño enfermo.

PREGUNTA: ¿De qué manera se puede colaborar con vosotros?
RESPUESTA: Dando a conocer nuestro trabajo, difundiendo esta actividad por las redes sociales, apoyando siempre que tengáis opción…

PREGUNTA: ¿Qué es lo que más ayuda a que los alumnos hospitalizados mejoren?
RESPUESTA: Creo que es el que encuentren un espacio relajado, tranquillo, muy parecido al suyo, como si estuvieran en la escuela. La normalización de su vida en un medio tan “hostil” como es el hospital, es fundamental para que se recuperen más rápidamente.

PREGUNTA: ¿Hasta qué punto las artes están presentes en las aulas hospitalarias?
RESPUESTA: No tanto como deseáramos, por lo menos en las nuestras.

Autores; Miriam de Ángel, Carla Bertram y María Soroa
Alumnos del Máster de Secundaria, 2016-17. Modalidad Presencial

Categoría: Máster Secundaria

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


dos × = 18