Estudios de Magisterio

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudios de Magisterio - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

De ESO a Bachillerato con suspensos. Bajar el listón no es una buena medida educativa

De la ESO a BachilleratoOtorgar mayores facilidades para obtener el título de Educación Secundaria, con suspensos y medias inferiores al 5, no soluciona los problemas del sistema español y sitúa el foco lejos de los verdaderos asuntos a tratar, como son los nuevos modelos metodológicos o la mejor manera de motivar al alumnado.

El pasado 17 de abril, el Ministerio de Educación publicó en su página web la última versión del texto del proyecto normativo del 29 de marzo, según el cual (artículo 2.1): “Los alumnos que hayan obtenido una evaluación, bien positiva en todas las materias, o bien negativa en un máximo de dos, siempre que estas no sean Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas, obtendrán el título de graduado en ESO”, eso sí, sin hacer referencia a la nota media de la ESO

.

Este texto modifica el del 16 de marzo, en el que se informaba que para la obtención del título era necesaria “una calificación final de la etapa igual o superior a cinco puntos y una evaluación, bien positiva en todas las materias, bien negativa en un máximo de dos, siempre que estas no sean simultáneamente Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas”.Aunque aún falta su aprobación definitiva por parte del Consejo de Estado, esto significaría que los alumnos de la ESO que deseen titular podrán hacerlo con dos materias suspensas, siempre que no se trate simultáneamente de Lengua Castellana-Literatura y Matemáticas y sin que sea necesaria la obtención de una nota media de cinco. Esto, unido a que ya no será necesario aprobar la Reválida para obtener la titulación, supone un cambio muy significativo con respecto a lo que había previsto la LOMCE en un principio.

Por otro lado, hay que indicar que no se observa progreso alguno en este borrador, puesto que con este nuevo proyecto normativo los requisitos para la titulación de la ESO y Bachillerato se mantienen prácticamente como estaban antes de que la LOMCE entrara en vigor. Es decir, se trata de un procedimiento parecido al que pautaba la LOE de 2006, solo que esta ley no especificaba las materias aludidas ni permitía pasar de etapa con tres áreas de forma excepcional si el equipo docente entendía que era adecuado para la progresión y avance del estudiante.
Con todo, ¿debemos interpretar que se trata de una estrategia del Gobierno como alternativa al abandono escolar en esta etapa? En este sentido, deberíamos plantearnos muy seriamente si ayudar o facilitar el proceso y/o progreso de este modo y si es el procedimiento más idóneo y adecuado para que nuestros alumnos adquieran el nivel educativo que les corresponde y puedan estar a la altura con respecto a los niveles y baremos educativos de otros países.

Quizás la solución sea un poco más compleja y requiera hacer un estudio de por qué los alumnos no alcanzan la titulación en la ESO.

¿Cuáles son las causas que llevan a nuestros alumnos a abandonar los estudios sin una titulación mínima? Este no es un problema que venga derivado de la LOMCE, puesto que ya existía con otras leyes educativas anteriores y se tomaron las mismas decisiones: rebajar los niveles de exigencia; pero esto, lejos de solucionar el problema, parece que cada vez lo empeora más.
Utilizar nuevas herramientas para motivar al alumno

Hoy día, la tasa de alumnos que alcanza la titulación en la ESO supone un 78% aproximadamente, muy por debajo de las cifras que se dan en otros países. Tampoco parece que las medidas que se han tomado desde el Gobierno, crear otros programas educativos para favorecer la inserción de alumnos con dificultades de aprendizaje, haya dado sus frutos.
al vez, la pregunta que deberíamos plantearnos es: ¿qué podemos hacer para que nuestros alumnos se motiven para venir al centro y se impliquen en la enseñanza? En muchos casos, la metodología en las clases sigue recordándonos los modelos utilizados desde la revolución industrial. Hoy día contamos con nuevas herramientas, proyectos educativos, distintas metodologías que debemos conocer y poner en práctica para conseguir una enseñanza más activa. Si seguimos empeñándonos en trabajar de manera que el alumno siga siendo un mero receptor y no el protagonista en el proceso de enseñanza-aprendizaje, podemos seguir perdiendo alumnos en nuestras aulas. No se trata de bajar el nivel educativo para que los alumnos tengan cada vez mayor posibilidad de alcanzar la titulación, sino más bien de adaptar la metodología a las demandas actuales de la sociedad para integrar al alumnado e implicarlo en la enseñanza.
Todo esto supone un cambio en el modo de afrontar las clases, tener en cuenta no solo el alcanzar unos conocimientos, sino también el desarrollo de unas competencias personales que capaciten al alumnado para enfrentarse a nuevos retos. Los profesores tendrán que ver cómo pueden motivar a este alumnado, pero al mismo tiempo deben poseer las herramientas y medios necesarios para poder hacerlo. Es imposible poder trabajar en el aula y atender a la diversidad de alumnado cuando siguen existiendo clases con una media de 32 alumnos. No se pueden incorporar nuevos métodos cuando no se tienen los recursos personales y materiales necesarios para hacer frente.

Resumiendo, no se trata de facilitar el proceso para la obtención de una titulación mínima, más bien de analizar cuáles son los nuevos retos que se plantean desde la sociedad y facilitar la tarea para que todos los alumnos puedan alcanzar los objetivos propuestos.

Hernández Suárez, Maria del Mar y Filgueira Arías, Cándida “De ESO a Bachillerato con suspensos • Bajar el listón no es una buena medida educativa”. [En Línea]. El Debate de Hoy. Disponibl en: https://eldebatedehoy.es/educacion/eso-bachiller-suspensos/. [Consulta: 25/04/2017]

Categoría: Bachillerato, ESO

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


tres × = 27