Estudios de Magisterio

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudios de Magisterio - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

El panorama del catolicismo en Europa es preocupante . Es momento para el testimonio” por D. José Ignacio Urquijo Valdivielso

Panorma_ReligiónEl número de católicos en el mundo aumenta. Sin embargo, el dato está marcado en negativo por el retroceso en las cifras europeas y españolas. Los creyentes se enfrentan a un panorama complejo en el que se hace necesario un testimonio pastoral y de fe.

Los católicos celebramos hace poco el día del Domund; a raíz de esta celebración, con datos del Anuario Estadístico de la Iglesia, la Agencia Fides nos mostró el panorama mundial del catolicismo. Encontramos dos datos fundamentales: el primero, que el número de católicos en el mundo aumenta hasta los 1.284 millones, el 17,72% de la población mundial. El segundo dato importante es que ese aumento se da en todos los continentes excepto en Europa, ya que en nuestro viejo continente el número de personas que se declaran católicas ha descendido en 1,3 millones.

El dato del aumento de católicos en el mundo, muy positivo, se vuelve un poco menos dulce al ver que el número de sacerdotes desciende ligeramente y se sitúa en 415.656. De nuevo, vemos en el Anuario Estadístico de la Iglesia que esa disminución sacerdotal se da solamente en Europa (-2.502), mientras que en los demás continentes aumenta su número, y de forma muy apreciable sobre todo en África y Asia.
También desciende, notablemente en este caso, el número total de religiosos en todo el mundo. Son, en la actualidad, 670.330 religiosas, que han bajado en 12.399, y 54.229 religiosos no sacerdotes, que han bajado en 330; los descensos más acusados se dan en América: -5.652 y en Europa: -8.394, mientras que en África y Asia crecen. Lo que aumenta, junto al número de católicos en el mundo, son los diáconos permanentes, que crecen en casi todos los continentes, también en Europa, hasta 44.627, de los que más de 400 son españoles.

Todas estas cifras nos llevan a meditar sobre algo que ya sabíamos desde hace muchos años: el catolicismo europeo pierde fuelle, vigor y vitalidad, tanto da que hablemos de sus miembros laicos, consagrados u ordenados… No es algo nuevo tampoco en España que, como en todo lo demás, sigue la tendencia general europea. España lleva una larga tendencia creciente de secularización desde hace muchos, muchos años.

Si nos remontamos al año 1997, vemos en el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas que el 81,9% de la población española se declaraba católica, los asistentes a misa dominical eran el 21,1%. Tan solo un 1,3% se declaraba creyente de otra religión y la suma de no creyentes más ateos era de un 7,5% de la población española. Dos décadas después, en este año 2017, en el Barómetro del CIS vemos que la población española que se declara católica ha bajado al 69,3 %, la práctica religiosa de los católicos desciende hasta el 13,1%. Y sube muchísimo el número de no creyentes y ateos: el 26% (15,8% no creyentes, 10,2% ateos), y con una apreciable subida de creyentes de otras religiones, el 2,6%.

Resumiendo, desde 1997 hasta hoy, la población que se declara católica en España ha bajado en 12,6 puntos porcentuales y la asistencia a misa dominical, en 8 puntos porcentuales. Mientras que el crecimiento de no creyentes más ateos es enorme, pues sube 18,5 puntos porcentuales, siendo también importante la subida de los creyentes de otras religiones, que pasan del 1,3% al 2,6%, que es fruto, en gran medida, de la inmigración.

Cada poco tiempo, la prensa publica informaciones que nos van sobresaltando: cada mes se cierra un convento de clausura en España. La revista Vida Nueva publicó a comienzos de año que dos tercios de los 800 monasterios existentes en España “estarían en situación de ser cerrados a no mucho tardar”.
Nuestro clero diocesano está envejecido y es escaso para atender y asistir a pueblos y parroquias, sobre todo en la España rural, donde tienen que hacer malabares para atender cuatro, cinco y hasta seis pueblos en domingos y festivos. O cómo la escasez de sacerdotes en Vizcaya los ha llevado a plantearse no celebrar funerales diarios… Mientras que el relevo que nace de los seminarios es escaso y, aunque se ha frenado el descenso pronunciado de seminaristas, siguen siendo menos que antaño e insuficientes para la tarea de sustituir a los que van falleciendo.

Siendo nuestra potencia misionera la más importante del mundo, 13.000 misioneros, debemos recordar que en los años 80 casi se doblaba esa cifra y que, de los misioneros actuales, aproximadamente la mitad tiene 70 años o más.

Sumemos a esto que los matrimonios civiles superan ya con creces a los que se celebran por la Iglesia. Todo esto, junto a otros muchos signos, nos muestra que se pierde presencia social…
Tiempo para el testimonio vivo de la fe

Podrá parecernos una visión pesimista, un panorama incierto, triste, pero esta situación nos debe llevar a ser conscientes de que nuestra sociedad española -y europea- ha cambiado, es muy diversa y, en cuestiones de espiritualidad, no hay competencia con otras religiones, sino con algo mucho más complicado, con la sombra de una gran indiferencia en amplias capas de la población y de la expansión de una difusa espiritualidad (en muchos casos, de origen oriental) y de pseudoespiritualidades que colman las mermadas ansias de transcendencia de muchísimos españoles y que, en general, tienen el atractivo de “lo nuevo” y la no exigencia de compromiso vital.

Por ello, la lucha y la labor del católico hoy es difícil, muy difícil, porque el anuncio del mensaje salvador choca con el muro del relativismo y la indiferencia social. Ello nos obliga a sacudirnos el desánimo y la apatía, perseverar y ahondar en la fe, y acompañar la enorme potencia y efectividad de la pastoral social que realizamos -que es impresionante y signo de gran vitalidad y compromiso- con un testimonio vivencial de la fe que nos lleve a ocupar espacios sociales que hemos abandonado, siempre en diálogo y búsqueda conjunta con el resto de la sociedad, pero sin complejos ni miedos.

Porque los católicos, hoy más que nunca, somos necesarios en la sociedad española.

Fuente: Urquijo Valdivielso, José Ignacio. “El panorama del catolicismo en Europa es preocupante . Es momento para el testimonio”. [En Línea]. El Debate de hoy. Disponible en: https://eldebatedehoy.es/religion/catolicos-en-el-mundo/. [Consulta: 21/11/2017]

Categoría: Máster Secundaria

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


ocho − = 2