Estudios de Magisterio

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudios de Magisterio - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Población, cuesta abajo y sin frenos. Revalorizar la familia como base de la sociedad

NatalidadLa caída de la natalidad en España es un hecho que cada año va incrementándose. En 2017, se produjeron más de 391.000 nacimientos, casi la mitad que en los años del baby boom. Es necesario revalorizar la familia para superar este gran problema.
Todos los años suena la alarma que nos avisa de la urgencia del problema, pero no hacemos nada, salvo llevarnos las manos a la cabeza unos, o poner cara de indiferencia, otros. Porque el problema es de tal calibre, que resulta difícilmente asumible. Año tras año decae la natalidad en España.

Con el baby boom, iniciado en 1960 y que duró hasta casi finales de los 70, nacían cada año entre 650.000 y 700.000 españolitos, desde entonces la natalidad en España ha descendido gradualmente, hasta que en el 2017 hemos llegado a la exigua cifra de 391.330 nacimientos.
Esto nos da un índice de fecundidad (número medio de hijos por mujer) de 1,31. Si a eso añadimos que en el 2017, las defunciones superaron ese número de nacimientos, resulta que nos da un saldo vegetativo negativo de 31.245 personas. No crecemos sino que decrecemos, año tras año, sin pausa ni descanso. Casi podríamos decir que, hoy día en España, tener un hijo se ha convertido en algo extraño, una curiosidad social…

Una población como la española, que tenga un índice de fecundidad inferior al 2,1 por mujer (fecundidad de reemplazo) es una población que envejece de forma inexorable y se generan desequilibrios de muchos tipos, destacando dos muy importantes: la enorme dificultad de soportar el gasto sanitario y el de pensiones que descansa sobre una base laboral de generaciones jóvenes cada vez más reducida.

España está en este ámbito como el resto de los países europeos más importantes, ya que todos ellos están por debajo de 2,1 hijos por mujer, aunque España lidera el descenso.

Diversos factores inciden en la caída de la natalidad en España, destacando que las condiciones sociales actuales en España han llevado a un retraso del matrimonio hasta edades muy tardías, siendo 35 años la edad media femenina en que se contrae matrimonio y 37,8 años en los hombres. Colaboran a elevar la edad en que se contrae matrimonio -hecho básico que da seguridad y estabilidad para tener hijos- otros muchos factores:

El gran crecimiento del número de estudiantes universitarios (sobre todo femenino) que alarga considerablemente el tiempo hasta el ingreso en el mundo laboral y ,por ende, a la formación de una nueva familia.
La plena incorporación de la mujer al mercado laboral, teniendo que intentar una conciliación entre vida laboral y vida familiar de dificilísima consecución y que no se logra casi nunca.
También influye muchísimo la alta tasa de paro, generando una fuerte inestabilidad social y un empleo – para aquel que lo tiene – cada vez más precario y con sueldos a la baja.
La gran dificultad para comprar una vivienda, con altos precios de venta y pesadas hipotecas bancarias de por vida, y que ha producido de rebote el encarecimiento de los alquileres de pisos.
El recorte de las ayudas sociales, incluidas las familiares que siempre han sido muy escasas. La familia en España tiene muy poca protección y muy poca ayuda económica por parte del Estado. Así la labor de afianzar la estabilidad y el crecimiento de la familia queda en el esfuerzo titánico de los propios ciudadanos, de la propia institución familiar.
Crisis de valores que fomentan el descenso de la natalidad en España
También existe un cambio en la mentalidad ciudadana, una crisis de valores que da como resultado la relajación o abandono, por una parte de la población del valor esencial del matrimonio y la descendencia, acompañado de la aparición de cosmovisiones, teorías, movimientos…, que no consideran la familia, el matrimonio y los hijos como algo fundamental en la vida social. Porque a pesar de la protección legal explícita, la familia lleva décadas cuestionada, sufriendo constantes embates desde muchos grupos sociales, políticos e ideológicos, con una erosión lenta pero permanente.

Sin embargo, la familia no es solo célula de la sociedad, sino célula vital de la sociedad y primera sociedad natural. Desde ella se articula toda la acción humana en sociedad, primero como germen de la vida y agente socializador, luego como entorno de maduración y después como apoyo vital a lo largo de toda la vida de las personas.

Por eso pensamos que, aunque difícil, está muy claro lo que hay que hacer para atajar la caída de natalidad en España: revalorizar la familia como elemento básico y fundamental de la sociedad

Fuente: Urquijo Valdivielso, José Ignacio, “Población, cuesta abajo y sin frenos . Revalorizar la familia como base de la sociedad”, [En Línea]. El Debate hoy. Disponible en: https://eldebatedehoy.es/familia/natalidad-en-espana/. [Consulta: 02/07/2018]

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


9 + = trece