Estudios de Magisterio

Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

Estudios de Magisterio - Otro sitio más de USPCEU – BLOGS

“Aprender a leer a los 84 años me ha cambiado la vida”

1504787057_562847_1504793826_sumario_normal_recorte1En la Comunidad de Madrid hay más de 50.000 casos de analfabetismo, según datos de la Encuesta de Población Activa

Tres alumnas aprenden a multiplicar en el Centro Dulce Chacón el pasado junio.
Tres alumnas aprenden a multiplicar en el Centro Dulce Chacón el pasado junio. J. N.

A sus 84 años, Leonor Torbellino continúa levantándose temprano para hacer las cosas de casa: Prepara la comida, limpia el suelo o recoge el bajo de unos pantalones que le quedan grandes. Cuando el reloj marca las 10.30 de la mañana, atraviesa el destartalado barrio de la UVA de Hortaleza para sentarse en un pupitre del Centro de enseñanza para adultos Dulce Chacón y aprende a leer y a escribir. Si te interesa, sigue leyendo…

De las canicas a los «Juegos reunidos Geyper»

image_content_7086640_20170831020934La calle era la actividad extraescolar de los niños, donde saltaban a la comba y jugaban a las chapas y al «churro, mediamanga, mangotero»
Hace 50 años, las clases extraescolares eran mucho más simples que ahora: un bocadillo de chorizo y las calles y los descampados como un polideportivo abierto las 24 horas del día, más aún en verano. Los padres de entonces no tenían miedo a dejarnos solos. Nada que ver con lo que sucede ahora, que están atrincherados en las urbanizaciones para sosiego de sus progenitores. Quizá porque antes no existían elementos indeseables –de más está citar a los que salen en las noticias de sucesos un día sí y otro también–, o porque ni siquiera se nombraban en los medios de comunicación. Como mucho, cuando nos portábamos mal, como última opción para amansarnos –según la paciencia de los padres incluso podría ser la primera– nos amenazaban con el «hombre del saco» que, afortunadamente, nunca apareció. Si te interesa, sigue leyendo…

La neuroplasticidad del cerebro

9-12-27-44.admin.reconstruccionEl cerebro tiene la capacidad de cambiar y regenerarse a sí mismo a través de la estimulación de la experiencia y el aprendizaje. Esta capacidad se llama neuroplasticidad.

Tras un ictus o un traumatismo craneoencefálico las previsiones de recuperación del daño cerebral resultante son complicadas, pero una de las variables que se suele utilizar para realizarla es la edad. Esto es porque, a pesar de la lesión, el cerebro es un órgano dinámico y en constante reorganización, capaz de ser moldeado y reformado a lo largo de toda su vida. La capacidad del cerebro de cambiar y regenerarse a sí mismo a través de la estimulación de la experiencia y el aprendizaje se conoce como neuroplasticidad. Si te interesa, sigue leyendo…